sábado, 20 de julio de 2024

Mientras el ministro de Economía, Oscar Antonena, avanza con la decisión de privatizar  la Dirección General de Rentas,  los empleados del organismo se oponente terminantemente a la iniciativa y afirman que la pérdida anual para a provincia superaría los 10 millones de pesos por año.

“En otras provincias se ha trabajado cediendo un porcentaje de la recaudación, tomamos como referencia a la provincia de Córdoba donde tienen un porcentaje fijado que va entre el 3% y el 8%, a términos de la recaudación actual de la provincia de Chubut estamos hablando entre $5,100 millones a $ 13,800 millones al año, casi una masa salarial completa de empleados públicos de toda la provincia para que tengan referencia. Ni hablar si lo traducimos a patrulleros, ambulancias, todo lo que hace a seguridad, educación y el funcionamiento del Estado”, afirmó Luis Mazzini, empleado de la Dirección General de Rentas de la provincia de Chubut y delegado de ATE.

A esta situación,  los trabajadores denuncian persecuciones  y temen por el futuro de los puestos de trabajo.

“Según nos dijeron que la provincia se iba a tener que despreocupar de contratar más agentes cuando se necesitara para la recaudación, porque en ese caso los iba a poner la empresa y de hecho es así, en la provincia de Córdoba existe un 60% de empleados privados que trabajan para la consultora y solamente un 40% de empleados públicos, este dato también dicho por los directores que fueron a Córdoba a ver el sistema, es todo un servicio de consultoría haciéndose cargo de la recaudación de impuestos”.

“Hay una persecución bastante fuerte que se está dando desde el año pasado, incluso nos ha afectado económicamente. Han instado a los gremios a que nos descuenten la cuota sindical sobre el premio que nosotros cobramos, y lo hicieron solamente sobre la Dirección General de Rentas, lo interpretamos como una conducta totalmente antisindical”, denunció el delegado.

Dentro de estas medidas de hostigamiento, Mazzini denunció que “el año pasado se le realizó un descuento de haberes a una delegada gremial de rentas por el fallecimiento del padre” y remarcó “la mala intención” de parte del gobierno de sostener estas prácticas.

“Tampoco nos autorizan a tener reuniones de empleados que necesitamos para charlar sobre el convenio colectivo de trabajo, hemos solicitado permiso para delegar una hora y no nos han autorizado, hay una serie de cosas que se han llevado a cabo en el transcurso del año pasado que nos han afectado duramente en nuestros ingresos y en nuestros derechos como trabajadores”, sentenció.

Además, el empleado informó que los directores del organismo “no intervinieron en el proyecto” que busca licitar y convocar a empresas para  realizar la recaudación y se desconocen los motivos por el cual el ministro Antonena  busca tercerizar el servicio.

“Nadie ha trabajado en este proyecto, según los que nos dicen los directores ellos tampoco han intervenido y confiamos en la palabra de los directores, estamos comprando un proyecto sobre el cual nadie en la Dirección de Renta ha trabajado, estamos hablando de un proyecto que ya el año pasado evaluábamos que no había sido realizado en forma prolija, no existían análisis cualitativos respecto cuáles son los problemas que tiene la Dirección de Renta. Según ellos ni análisis cuantitativos de las proyecciones que hacen de cómo van a mejorar la recaudación, a eso sumamos que no hay gente de rentas trabajando en este proyecto, pensamos que estamos comprando espejos de colores porque no sabemos lo que estamos comprando”, sostuvo Mazzini.

Por último, indicó que se mantendrán en alerta ante la situación y llevaran a cabo reuniones con el directorio del organismo.

“Nos mantenemos en alerta, hemos pedido y nos han otorgado una reunión con los directores para saber cuál es el conocimiento que tienen ellos respecto de esta nueva embestida del gobierno para poder incorporar a esta empresa” finalizó.

Compartir.

Dejar un comentario