sábado, 20 de julio de 2024

El 26 de julio quedó constituida una nueva Sociedad de Responsabilidad Limitada, bajo la denominación de “Transportes Patagónicos SRL”.

La escritura de su constitución se encuentra rubricada por los señores Ángel Félix Castro, José Ojeda, Pascual Gando, Vicente Calatayud, Lorenzo Puértolas, Leoncio Durández y Ángel Ricardo Castro. Como testigos actuaron los señores Calisto González y Eugenio Nuevo.

Para ello se fusionaron las 3 empresas locales de transportes de pasajeros existentes: “La Unión”,  la más antigua en cuyo frente se encontraba el señor Pascual Gando; “La Puntual”, cuyo socio principal era el señor José Ojeda; y “La Nueva”, cuyo principal socio era el señor Ángel F. Castro, proveniente de San Antonio Oeste (Río Negro), siendo su capital inicial declarado $145.000 m/n.

La primera de ellas, “LA UNIÓN”, se constituyo con la asociación de varios conductores, propietarios de sus respectivos vehículos, los que unidos se distribuían sus pasajeros, fijando sus horarios con alcance al ferrocarril en San Antonio Oeste, viaje en que se demoraba entre 10 y 15 horas, tomándose el tren al día siguiente. Atendía a su clientela en la “Casa Gando”, ubicada en la av. Fontana al 100. Sus socios eran los señores Lorenzo Puértolas y Vicente Calatayud.

La segunda “LA PUNTUAL”, fundada en 1927, con un automóvil internacional de 7 asientos, propiedad del señor Benito Belmonte, adquirido en Patagones, y otros 3 provenientes de San Antonio Oeste, propiedad de los hermanos Lorenzo y José Corredeguas. Su socio administrador en la localidad era José Ojeda, con una pequeña oficina en la calle Belgrano al 200.

La tercera empresa, “LA NUEVA”, fue fundada por el señor Ángel Castro en 1933 siendo un desprendimiento de la empres “LA UNIÓN”, la que también vino a competir con los otros dos ya existentes, siendo socio en la firma el señor Leoncio Durández.

Foto: Celso Rey García

La competencia entre las tres empresas fue muy enconada, a tal punto que, antes de dejar que el pasajero utilizase los servicios de alguna de las otras dos empresas, se lo ofrecían llevarlo, primero a menor precio, llegándose luego a llevarlo gratis. Para esta tarea cada empresa contaba con sus respectivos comisionistas, lo que subían al tren en Patagones y en el trayecto hasta San Antonio Oeste se diputaban los clientes que viajaban hacia el sur. En la localidad, la rivalidad no era menos enconada, ya que se llegó al extremo que, cuando se enteraban que una familia tenía que viajar, sus comisionistas iban a visitarlos para asegurarse la venta del pasaje.

Esta competencia también sirvió para que las empresas procurasen en todo momento, no solo mejorar sus servicios, sino también mejorar y ampliar sus unidades mecánicas introduciéndole mayor número de butacas reclinables, aire acondicionado, etc.

De haber continuado mucho tiempo con esta irracional competencia, es de imaginarse que las 3 empresas se hubiesen fundido, pero felizmente los socios de las mismas se anticiparon a ello y procuraron llegar a un acuerdo. Todos estuvieron de acuerdo quedando así constituida la empresa “Transportes Patagónicos SRL”, en estas gestiones debe tenerse en cuenta los esfuerzos que realizaron los señores Calatayud y Lorenzo Puértolas.

Foto: Celso Rey García
Compartir.

Dejar un comentario