miércoles, 29 de mayo de 2024
El 8 de diciembre se recuerda a la Inmaculada Concepción de María. La misma se convirtió una tradición en España, en 1664, año en el que se celebró por primera vez.
En el año 1854 el papa Pío IX convirtió el 8 de diciembre como la fecha para celebrar el dogma religioso en su bula papal “Ineffabilis Deus”, en ella se afirmaba que la Virgen, siendo la madre de Jesús, no fue tocada por el pecado original, sino que desde el momento de su concepción estuvo libre de toda mancha, manteniéndose de esa forma hasta su último día en la tierra.
La doctrina de la Inmaculada Concepción sostiene que, por decisión de Dios, María, al ser la futura madre de Cristo estaría salva de todo pecado o mancha que pudiera ensombrecer su pureza, esto para diferenciarla del resto de descendientes de Adán y Eva.
Por Miguel Ángel Martínez
Compartir.

Dejar un comentario