miércoles, 29 de mayo de 2024

 

Marino Arcioni es creador de la Península Valdez, trajo las ballenas, los langostinos y fundó el centro de esquí La Hoya e impulsó los tulipanes de Trevelin.

Cuando se leen sus twitts, gacetillas o las propias declaraciones del señor Mariano Arcioni con un mensaje fundacional de todas las actividades turísticas, culturales y productivas de nuestra provincia nos recuerda la necesaria acción que nos planteaba el Filosofo español Julián Marías, quien sostenía que, ante la mentira, existe la obligación de ponerle un “CONSTE”, dejando los reiterados embustes en evidencia para bien de la salud de la sociedad.

Días pasados, el Gobernador, que se presenta como el creador del nuevo Estado Chubutense, desarrolló diversas actividades relacionadas con el turismo, destacando La Hoya, la temporada de ballenas y su desarrollo, los tulipanes y cuanta actividad referida al ocio que podamos imaginar. Desde nuestro lugar trataremos de poner el conste a las descaradas mentiras del escribano Arcioni, utilizando un interesante artículo del Diario el Cordillerano, sobre el centro de esquí La Hoya situado en la Esquel que demuestra que el actual gobernador no fue el creador de dicho centro ni impulsor las actividades del mismo.

Por el contrario, este Centro de actividades invernales tiene una rica historia de esfuerzos compartidos entre la sociedad esquelense y los diversos gobiernos desde mediado del siglo pasado, cuando el Escribano Arcioni todavía no había nacido.

 

Historia del “Centro de esquí de la Hoya”

CHARLA DEL DIRECTOR AGUSTIN MORAN, CON LOS PROTAGONISTAS: ANTONIO TORREJON Y ARTURO DE BERNARDI * En el Invierno de 1964, charlábamos Antonio Torrejón, y el amigo Porcel de Peralta de Esquel, comentando con el joven Arturo de Bernardi, la reciente sanción de la Ley que creaba en Chubut, la Dirección Provincial de Turismo. Hablar del Turismo de Invierno no nos llevó mucho tiempo, ya que Porcel como Presidente del Club Andino y Arturo como joven entusiasta también de ese Club, nos hicieron llegar a las proximidades de la hoy “excelente ruta de acceso al Cerro”, y fotos de por medio, escuchamos las virtudes del Cerro y el horizonte que le abría al Turismo de la Cordillera Chubutense, mecanizar en el tiempo, el Cerro que le saldría a competir al ” Cerro Catedral”, de Bariloche, la clientela del invierno nevado.

En el mes de Octubre de ese año, el Gobernador lo llama a mi padre (Agustin Torrejon), solicitando que me facilitara para colaborar en los temas turísticos de Chubut. Me conocían en mi vocación la gente de Trelew y Madryn con quienes arrancamos en el 1955 con el impulso de lo Nautico al fundar el Club Nautico, Atlántico Sud, donde el Vice Gobernador, Dr.Atilio Viglione era con Torrejon, socio fundador. En las sesiones de Legislatura del mes de Noviembre 1964, ingreso la propuesta por primera y única vez, de Antonio Torrejón como Autoridad Turística, y ese Poder, por unanimidad, tuvo la generosidad de darle el “Aval de Legislatura”. Con poca plata de presupuesto, pero autonomía, asistida por un visionario Ministro de Obras Publicas y Asuntos Sociales el Ing. Eduardo Saigg.El 9 de Diciembre el Gobernador me puso en funciones y de inmediato en un avión del Aero club de Trelew, (Tirso Fernández Peña, piloto) nos colocamos, con él y su Señora, en pocas horas en el Hotel Palace de Esquel.

Con la atenta atención ese día 10 por la mañana, Dn. Roque me hacia escribir de la prioridad de La Hoya, que marcaba, Porcel de Peralta, Edwman y sus colaboradores del Club Andino, por lo que días después comencé en mi primer visita a la Dirección Nacional de Turismo, a consultar por un Subsidio. El que me lo pusieron en el presupuesto Nacional de 1966, pero ante la destitución del Presidente Illia, tuvimos que iniciar todo con nuevas gestiones y contactos.

Una visita del Director Nacional de Turismo Horacio Burbridge, con el rescate de fundamentos y valores, nos hizo culminar en la Embajada de Austria, donde el Embajador en esos tiempos, amigo de la fábrica “Dopelmayer “, no solo pidió cotizaciones, sino que meses después en persona junto con nuestro Delegado en Esquel y Experto en Montaña, el Jover Arturo De Bernardi, caminaron tomando fotos y apuntes, creo que junto con Duwi Berwyn, Calin Bimboni y otros amigos de esas Montañas.

Esta recordada coincidencia aceleró algunas historias, incluso recuerdo que en el presupuesto de la DNT 1970, estábamos con la prioridad pero con un mínimo presupuesto por lo que an “una insistencia hasta molesta por el decir de la Autoridad, una reasignación por una partida no usada para “Plumerillo-Mendoza”, nos hizo mostrarle la información y así anunciarle al Dr. Perez Pitón, que todo estaba en marcha. Meses después pudimos llamar a Licitación, pero inflaciones mediantes y obras a cuenta; hubo que declarar “desierta la licitación. Ante la contrariedad y la disposición del amigo Cacho Massaccesi, el Gobernador autorizó pasarles las partidas a CORFO, Y COMENZO UN CAMINO DE ESPERANZA, que pasamos a Recordar: nada mejor que repetir lo que mi brazo derecho histórico para el tema, Arturo De Bernardi, que nos anotó, que:

Al recordarse hoy el 40 aniversario de la puesta en marcha del Centro de Esquí La Hoya, quiero hacer llegar mis palabras de aliento a quienes en la actualidad tienen sobre sus espaldas la responsabilidad de mantener activa esta herramienta tan valiosa para la proyección de Esquel y de toda la comarca, como destino turístico de jerarquía, ya que posiciona a toda esta región como destino de doble estacionalidad con las ventajas competitivas que ello significa.

Todos quienes durante medio siglo sostuvimos la utopía de llevar adelante este proyecto hoy sentimos emociones renovadas, en mi caso particular por haber tenido el privilegio de haber pertenecido a aquel grupo de locos soñadores que se impuso concretarlo y luego, ya en el plano de las realizaciones, haber conducido la puesta en marcha y su funcionamiento por casi tres décadas.

Sería injusto no mencionar hoy a quienes en su momento jugaron un rol decisivo en la concreción de este legado del que hoy dispone la comunidad cordillerana, para no incurrir en ello debemos recordar que la constante demanda esquelense sobre el poder político de Rawson originó que transcurriendo el año 1972, el proyecto de La Hoya fuese incorporado al plan provincial de obras.

Un capítulo de la historia que los jóvenes esquelenses no deben desconocer y que influyó fuertemente en el ánimo político provincial , que con fe crecente a favor de La Hoya, que siempre canalizó el Director Provincial Antonio Torrejón en una demostración de voluntad realizada por la comunidad de Esquel para la construcción de la primer traza del camino llevada a cabo por un consorcio formado por la Municipalidad de Esquel, la Cámara de Comercio e Industria local y el Club Andino Esquel, la que con el aporte de Vialidad y Turismo Provincial, posibilitó el acceso de automotores a la base del cerro, permitiendo al publico acceder a las competencias de esquí organizadas aquel 12 de octubre de 1965 con motivo de los festejos por el Centenario del arribo de los colonos galeses al Chubut. Meses después en una visita del recordado Juan Manuel Fangio y el Presidente del ACA, Cesar Carman, el viaje “el Balcarceño”, lo hizo tan rápido, que Carman, incorporo el tema entre los peligros pasados en su vida automovilística, acotaba: “en buenas manos”…

La construcción del camino de acceso significó durante muchos años un esfuerzo adicional extraordinario dadas las características naturales del terreno lo que pudo superarse, en gran parte, por el desafío personal que su construcción significó para el Ingeniero Ubaldo Ongarato,

Deben destacarse en esta etapa, previa a la mecanización de La Hoya y en momentos en que se gestaba el inicio del turismo, la predisposición a apoyar las acciones del Club Andino a figuras como Alejandro Abel Conesa, Said Bestene y Alberto Neira.

En el plano oficial nada hubiese sido posible de no haberse contado con la personal predisposición de quienes por entonces cumplían funciones en Rawson. Por entonces, el proyecto de La Hoya pertenecía al ámbito de la Dirección de Turismo del Chubut, la que mediante la gestión de su entonces Director General, Antonio Torrejón, que como ya relatamos entre 1969 y 1971, obtiene, en, de la Dirección Nacional de Turismo, una partida de u$s 1.300.000 para la compra de la Aerosilla Doble y el T-Bar Combinado. La decisión política que avaló el proyecto fue impulsada por el Doctor Agustín Nores Martínez, por entonces Ministro de Bienestar Social de la Provincia, Orestes Masaccese, otro esquelense en Rawson, ejercía la Presidencia de CORFO y tuvo a su cargo la obtención de las partidas complementarias..

Producida la transición política en 1973, la figura de otro esquelense, el doctor Benito Fernández, Gobernador de Chubut, acompañado en turismo, por Antonio Torrejón le encomiendan a Francisco “Paco” Cruz, hombre de amplia visión empresaria y Nuevo Presidente de CORFO, instrumentar las acciones para llegar el 12 de octubre de 1974 a la Inauguración de la Primer Etapa de Obras en el Centro de Deportes de Invierno La Hoya, la que contó, entre otros invitados, con la presencia del Embajador de Austria.

El eje de esta realización fue desde 1966 en que ingreso como Delegado y luego responsable de los “Deportes de Montaña, Provinciales, Arturo De Bernardi, el que con su mas profundo reconocimiento menciona a quienes lo acompañaron durante tantos años en la tarea de llevar adelante y hacer funcionar La Hoya: Franco Paniccia, a Raúl “ Negro” Morales a Donald Williams, a Willy Haffner, a Beto Walsh e Ingrid Iglesias, a Fito y Ruli Carazzai, a Jorge Arroyo, a Pocho Fonseca, a Nemesio Villarroel, a Taito Rossi, a Oscar Fernández, a Enrique Sepúlveda, a Eduardo Santillán, a Pedro Leuful, a Juan Carlos Scarafia, a Marcelo Brugo, a Celso Villegas y a todos aquellos con quienes compartimos el trabajo en la montaña, desde su estada actual por razones personales en España, les envía el mayor agradecimento, al que se suma Antonio Torrejón en este “Cincuentenario de la Fundación del Organismo Oficial de Turismo de la Provincia del Chubut, que simpre lo tuvo como Asesor y gestor, siempre “a sus órdenes”, al igual que al hoy, Dn. Arturo, (esquiador y abuelo).

*La nota fue enviada por Antonio Torrejón y Agustín Morán es el director del diario El Oeste de Esquel

Link de la nota del diario El Cordillerano

Compartir.

Dejar un comentario