Ataque en Villa Mascardi: gendarmes declararon y dijeron que les dispararon

Noticias - Regional |


La casilla quemada está a unos 50 metros de la ruta 40, en el interior de la propiedad Los Radales

La jueza federal Silvina Domínguez, que subroga el juzgado federal de Bariloche, en conjunto con la fiscal federal interina, Cándida Etchepare, investigarán el ataque incendiario a la casilla de Gendarmería Nacional que se produjo la noche del domingo en un predio de Villa Mascardi.

Desde la fiscalía federal informaron ayer a RÍO NEGRO que los gendarmes ya declararon en sede judicial. Relataron que estaban custodiando el lote y fueron atacados por un grupo de personas.

No pudieron precisar cuántas porque la noche impidió individualizar a los agresores. “Los atacaron con piedras y disparos de arma de fuego, según dijeron los gendarmes”, revelaron desde la fiscalía.

Comentaron que esas personas habían incendiado la casilla, donde el personal de la fuerza federal se resguardaba. Explicaron que los gendarmes se replegaron para evitar “una batalla campal” y preservar “la integridad física propia y de terceros”. En la fiscalía se excusaron de brindar más detalles de las medidas dispuestas por la jueza en las primeras horas de la investigación.

Ayer no hubo lesionados. Por el momento no hay personas identificadas como posibles responsables del ataque. Sin embargo, las sospechas apuntan a miembros de la comunidad mapuche Lof Lafken Winkul Mapu. La conducta desplegada por los autores es similar a otros hechos violentos que la fiscalía les atribuye a integrantes de esa comunidad, que están imputados en causas penales por usurpación o daños.

Gendarmería Nacional ayer desplegó agentes a unos 7 kilómetros del lugar del último ataque incendiario en Villa Mascardi

Ayer, una docena de gendarmes del Escuadrón 34 de Bariloche estaban apostados a unos 7 kilómetros de distancia del lugar donde ocurrió el ataque. Se encontraban en la banquina de la ruta nacional 40, portaban cascos y escudos.

Las fuentes judiciales aseguraron que no es la primera vez que miembros de la comunidad Lafken Winkul Mapu agreden a efectivos de fuerzas federales. “Los atacaron todas las veces que fuimos a hacer diligencias judiciales. Unas 10”, señalaron.

Luis Dates, el propietario del predio donde se encontraba la casilla de Gendarmería, dijo a este diario que el ataque fue al puesto de Gendarmería. “Esto es gravísimo, ya no es un ataque a un particular, es un ataque a las fuerzas nacionales, es una demostración que creen que no hay límites en su reclamo”, afirmó.

Aseveró que el violento suceso lo efectuó un “grupo más numeroso que otras veces” y afirmó que “quemaron un puesto que Gendarmería había puesto para el resguardo de la propiedad y de los vecinos que viven en la zona”.

Dates no estaba en el lugar, porque su vivienda fue destruida por un incendio intencional, según revelaron días atrás desde la fiscalía de Bariloche.

Ayer cuando RÍO NEGRO recorrió el predio no había custodia para preservar ese espacio donde estaba la casilla, en el caso de que se tengan que hacer pericias o rastrillajes para la investigación.

El ataque reactivó la alarma entre los pobladores de Villa Mascardi, que no viven en paz desde que comenzaron las usurpaciones en esa zona de enorme belleza natural.

La comunidad ocupó a principios de noviembre de 2017 un predio de Parques Nacionales. El 23 de noviembre de ese año, el juez federal Gustavo Villanueva, que subrogaba entonces el juzgado de Bariloche, ordenó el desalojo. Dos días después, una patrulla de albatros se enfrentó con un grupo de jóvenes mapuches en la montaña, según la teoría de la fiscalía. Allí, murió Rafael Nahuel, de 22 años. Ese homicidio agravó el conflicto.

Hay cinco albatros imputados, que serán juzgados por el homicidio del joven cometido con exceso en la legítima defensa, según la acusación fiscal.

Fuente: El diario de Río Negro



Últimas Noticias