sábado, 22 de junio de 2024
En mí especulación, voy a intentar descubrir ese lugar.
No está en el sarcófago superior de mármol negro tal cual fue desde el principio el diseño del escultor Carrier Belleuse.
No podría haber un error en las dimensiones, ya que Mariano Balcarce era muy amigo del artista y tenía en Brunoy el ataúd.
Ernesto Quesada, que viajó a bordo del Villarino en 1880, describió que “el féretro mide 2 metros de largo por 60 centímetros de anchura máxima”, siendo “el mismo con que fue enterrado en Boulogne-sur-Mer, y que fue trasladado después a Brunoy. Tuvieron tiempo desde el 29 de mayo de 1880 hasta el 27 de agosto, de hacer ajustes.
El acta del 27 de agosto de 1880 dice:
“En Buenos Aires, a los veinte y siete días del mes de agosto del año de mil ochocientos ochenta, presentes en la Santa Iglesia Metropolitana, el Señor Dean del Cabildo Sr. D. Patricio Dillon, Exmo. Señor Vicepresidente de la República Dr. D. Mariano Acosta, presidente de esta Comisión Central de Repatriación de los restos del General San Martín, el Vocal Secretario de la misma Dr. D. Benigno Ocampo, el señor don Enrique Perisena, miembro de ella; el Director del Departamento de Ingenieros Don Guillermo White y el ingeniero arquitecto nacional encargado de la dirección inmediata de la construcción de la capilla don Enrique Aberg; se procedió a colocar el ataúd que contiene los restos del guerrero de la Independencia: Brigadier General don José de San Martín, en el monumento levantado con este efecto en la Capilla que lleva su nombre, anexa a la mencionada Iglesia Metropolitana”
! A nadie le llamó la atención la extraña posición , el lugar e inclinación? Como para dejar un comentario.
El 7 de septiembre llegan los últimos mármoles y el 8 de octubre se abre al público, sin ceremonia de inauguración.
Para estar en la base, con 30 o más grados de inclinación, debería haberse colocado durante la obra. Cosa que no pasó. Si aceptamos el plano ampliamente difundido que corresponde al Arq. Hugo Rosso, en base a lo contado por Juan Manuel Terrero, última testigo vivo de la ceremonia al Coronel Descalzo, presidente del Instituto Nacional Sanmartiniano.
Pero se confronta a la declaración del Monseñor Copello (ambos testimonios de 1947), y dónde usa la información de un testigo presencial, que no identifica, posiblemente el mismo Terrero, que dice:
Buenos Aires, 5 de mayo de 1947
Al señor Director Interino de la Comisión Nacional de Museos y
Monumentos Históricos, Coronel Aníbal F. Imbert
Tengo el agrado de dirigirme al señor Director Interino de la Comisión Nacional de Museos y Monumentos Históricos, en respuesta a su atenta nota del 12 de abril ppdo., para poner en su conocimiento que, de acuerdo a lo manifestado por un testigo presencial de la traslación de los restos del General D. José de San Martín al Mausoleo que actualmente ocupa, el ataúd está orientado de N. a S., de tal manera que la cabecera se encuentra hacia el altar Mayor de la Iglesia Catedral. Sin embargo su posición no es horizontal, pues excediendo el ataúd las medidas de la cavidad destinada para el mismo, fue menester dar a aquél una inclinación de aproximadamente 15°.”
El lugar apropiado es detrás del bajo relieve, de ahí su forma, que hace de puerta al espacio que contiene el féretro y se ajusta a las medidas. Quizás por algún defecto, aparezca esta inclinación. Además, simbólicamente colocado frente a la cruz que lo cobijó en Europa.
Por Miguel Ángel Martínez
Compartir.

Dejar un comentario