jueves, 22 de febrero de 2024

La Biblioteca Nacional reabrió después de la victoria de Chacabuco. De acuerdo a Barros Arana, el 11 de marzo de 1817, San Martín, que se encontraba en Santiago, partió hacia Buenos Aires sin previo aviso, con el fin de evitar una «aparatosa despedida»; el cabildo de Santiago, enterándose de la situación y como reconocimiento, ordenó que se le entregaran 10 000 pesos para gastos de viaje. San Martín hizo devolver la suma y a su llegada a Mendoza, el 17 de marzo de 1817, elaboró un oficio que entregó a José Ignacio Zenteno y Bernardo Vera estipulando que ese dinero sirviese para construir «una Biblioteca Nacional», pero, en rigor, los fondos serían destinados a su reapertura, ya que esta se había creado en 1813.

Funcionó en un primer momento en la Universidad de San Felipe.

Real Universidad de San Felipe, sede de la Biblioteca y luego del Congreso Nacional. Fue levantado por Alonso Lecaros por orden de Manuel Amat i Junient, virrey del Perú, en 1755. Demolido hacia 1840.

Por Miguel Ángel Martínez

Compartir.

Dejar un comentario