La grieta y el ejemplo de Mandela

Noticias - Sociedad |


En épocas en las que la famosa grieta política y social destruye la convivencia y ningún dirigente ni sector renuncia a los ataques, disputas sectoriales y agresiones que llevan zozobra a un pueblo con grandes problemas y sufrimientos, vaya esta anécdota de Nelson Mandela que resume su actitud , grandeza y generosidad de un dirigente verdaderamente grande.

“Después de convertirme en Presidente, invité a mi acompañante a almorzar a un restaurante. Nos sentamos y cada uno preguntó qué quería. En la mesa de enfrente, había un hombre esperando a que lo sirvieran. Cuando lo sirvieron, le dije a uno de mis soldados que fuera a pedirle a ese señor que se uniera a nosotros. El soldado fue y le dio mi invitación. El hombre se levantó, cogió su plato y se sentó a mi lado. Mientras comía, sus manos temblaban constantemente y no levantaba la cabeza de la comida. Cuando terminamos me saludó sin mirarme, le estreché la mano y se alejó. El soldado me dijo: Madiba ese hombre debe haber estado muy enfermo ya que sus manos no dejaban de temblar mientras comía. – ¡No, no, absolutamente! La razón de su temblor es otra. Así que le dije: Ese señor era el alcaide de la prisión en la que yo estaba. Después de que me torturó, grité y lloré pidiendo un poco de agua y él vino y me humilló, se rió de mí y en lugar de darme agua, me orinó en la cabeza. No está enfermo, tenía miedo de que yo, ahora presidente de Sudáfrica, lo mandara a la cárcel y le hiciera lo que me hizo a mí. Pero yo no soy así, este comportamiento no es parte de mi carácter, ni de mi ética. Las mentes que buscan venganza destruyen estados, mientras que las mentes que buscan reconciliación construyen naciones. Al salir por la puerta de mi libertad, supe que si no hubiera dejado atrás toda la ira, el odio y el resentimiento, todavía sería un prisionero».

Nelson Mandela

Cuestión de esencia no de apariencia.
Somos lo que hacemos no lo que decimos que vamos a hacer.



Últimas Noticias