miércoles, 29 de mayo de 2024

A la luz del resultado en las urnas que ya se dio en más de 14 provincias y de cara a las PASO del 13 de agosto, en el Gobierno hay mucha preocupación por el impacto en términos económicos y electorales que se podrían dar en al menos siete provincias de peso que concentran el 31% del electorado del país en estas elecciones 2023

Las recientes elecciones en Santa Fe donde el peronismo sufrió una dura derrota encendieron una fuerte señal de alerta en el bunker de Unión por la Patria donde prevén que Sergio Massa necesitará apuntalar la campaña electoral en aquellos distritos donde al PJ le fue muy mal.

Se trata de las provincias de Santa Fe, Córdoba, Jujuy, San Juan, San Luis, Mendoza y se le suma la Ciudad de Buenos Aires donde aún no hubo comicios pero el peronismo sabe que no tiene chances de ganar. Todos estos distritos tienen un peso electoral que sumado lleva casi a equiparar al 37% de electores de la Provincia de Buenos Aires y en términos económicos se ubican entre los distritos con mayores niveles de recaudación, PBI y exportaciones de la Argentina.

En la Casa Rosada admiten que hay preocupación por las derrotas que hubo para el PJ en varios distritos de peso aunque aclaran: “Hay que mirar el todo y comprender que se trata de elecciones donde cada caso es un mundo particular y no puede ser equiparado con lo que serán elecciones nacionales”.

Uno por uno, las provincias que preocupan al Gobierno
En este sentido, el mapa detallado de cada una de las 7 provincias que señalan en Unidos por la Patria con señal de alerta se pueden ver los siguientes ejes de análisis:

Santa Fe
El frente Juntos por el Cambio consiguió un 63,75%% de los votos y derrotó al peronismo que se quedó con apenas el 25,62% de los votos y fue destronado después de muchos años al frente de la provincia.

Al hablar del resultado en Santa Fe el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, dijo que “hay que ser respetuosos con los resultados electorales”. Y sentenció: “Para ganar hay que sumar y cuando dividís, perdés”, dijo en función a las divisiones que hubo del PJ santafecino.

En tanto, el jefe de Gabinete y precandidato presidencial, Agustín Rossi tomó distancia de esa lectura y destacó que “Ni cuando ganamos elecciones en los distritos, ni cuando los resultados no nos fueron favorables, me han escuchado a mi decir que el mérito o la lógica del resultado tiene que ver con las políticas nacionales”.

De todos modos, en el Gobierno admiten que el resultado electoral de Santa Fe es un llamado de alerta ya que contempla el voto del campo y el de los ciudadanos cansados de la inseguridad y el avance del narcotráfico.

Santa Fe es la tercera provincia con el PBI más alto del país, cuenta con uno de los porcentajes más altos de exportaciones aunque según datos oficiales es uno de los distritos donde más cayó la recaudación.

Córdoba
El peronista Martín Llaryora que responde al frente peronista opositor a la Casa Rosada comandado por la fórmula Juan Schiaretti y Florencio Randazzo se impuso por ante Luis Juez por una diferencia de tres puntos. Allí el PJ kirchnerista quedó lejos en tercer lugar y es poco probable que logre en las PASO generales una buena performance.

Con 2,8 millones de votantes Córdoba representa para Unidos por la Patria un bastión muy importante que teme perder.

El resultado electoral de Córdoba en la elección a gobernador volverá a dar un nuevo cachetazo al Gobierno nacional este domingo en las elecciones por la intendencia de Córdoba capital. En el Gobierno admiten por lo bajo que es muy poco probable que el “voto soja” de Córdoba tenga apego por Massa en los comicios generales.

San Juan
Luego de 20 años de hegemonía peronista ganó en San Juan “Unidos por San Juan” de la mano de Marcelo Orrego, quien se consagró como el nuevo gobernador y derrotó con el 49,36% de los votos a José Luis Gioja con el 27,27%, que contabilizando el sublema de Rubén Uñac igual quedó con 44% por debajo del total de Unidos, con el 51%.

En la Casa Rosada hacen un paréntesis en el caso de San Juan y aseguran que allí la derrota tuvo relación directa con la decisión de la Corte Suprema de Justicia de impedir que el actual gobernador peronista Sergio Uñac pueda competir por su reelección.

No obstante, los funcionarios nacionales del PJ admiten que será muy difícil revertir el voto en esa provincia cuyana que concentra más de 367.000 votantes. La ruptura expuesta del peronismo sanjuanino juega en contra de todo tipo de suma que pueda buscar Massa.

San Luis
Con el 52,9% de los votos, el candidato de Cambia San Luis, Claudio Poggi, se impuso en las elecciones venciendo al oficialismo y se convirtió en el próximo gobernador de la provincia.

El postulante opositor, que contó con el respaldo de Juntos Por el Cambio venció a la fórmula oficialista de Unión por San Luis, Jorge ‘Gato’ Fernández que contaba con el apoyo del gobernador Alberto Rodríguez Saá. Así, el PJ puntano quedó destronado después de más de 25 años en el poder.

El frente Unión por la Patria que lidera Massa también admite que esta derrota en San Luis le costará caro para las PASO generales aunque sostienen que nunca hubo una relación directa entre la Casa Rosada y los Rodríguez Saá.

Mendoza
En Mendoza al peronismo de Massa le resultará casi imposible romper con la supremacía radical de Juntos por el Cambio. Alfredo Cornejo se impuso en las elecciones primarias de Mendoza y superó por seis puntos a su principal adversario político, Omar de Marchi, dejando tercero al peronismo.

Según el Indec, la provincia de Mendoza es una de las que lidera el ranking de exportaciones nacionales. El voto conservador y ajeno al PJ es un sello distintivo de Mendoza que a Massa le resultará complicado convencer.

Es cierto que hay un hartazgo general en Mendoza por los niveles de inseguridad aunque también en el sector del empresariado y el campo rechazan las políticas del gobierno nacional.

Tanto Patricia Bullrich como Rodríguez Larreta hicieron una campaña fuerte en Mendoza porque saben que allí tienen amplias posibilidades de ganar los comicios.

Jujuy
En Jujuy se impuso en las elecciones locales Carlos Sadir, del Frente Cambia Jujuy, la coalición oficialista impulsada por el gobernador Gerardo Morales. En esos comicios a gobernador quedó en segundo lugar, Rubén Rivarola, del Frente de Todos, con el 22.32%. Luego el partido fue intervenido por orden del Presidente Alberto Fernández que preside también la fuerza a nivel nacional.

Allí el frente Juntos por el Cambio tiene amplias posibilidades de repetir ese triunfo. Morales junto con Larreta buscarán nacionalizar al máximo la campaña en este distrito.

En la Casa Rosada aseguran que los conflictos sociales que hubo recientemente por la reforma constitucional que impuso el gobernador podrían jugar en contra del oficialismo local. Además, en el peronismo nacional sostienen que la intervención en el PJ jujeño podría redefinir el mapa electoral interno.

Esta provincia tiene un peso económico fuerte ya que se trata de una de las que mayor cantidad de litio produce anualmente. El gobernador Morales tiene previsto un amplio menú de inversores extranjeros allí y eso ha generado cierta resistencia en el electorado kirchnerista.

Ciudad de Buenos Aires
En este distrito gobernador por Juntos por el Cambio desde hace 15 años hay un alto porcentaje de electorado antikirchnerista que el Gobierno no cree poder revertir.

El sello de Rodríguez Larreta en la jefatura porteña hace muy difícil la elección allí para el PJ.

Más allá de que en el reparto de la obra pública nacional la Ciudad de Buenos Aires fue una de las menos beneficiadas según datos oficiales del Ministerio de Obras Públicas y en el reparto de ATN también quedó en último lugar, la Ciudad de Buenos Aires cuenta con superávit fiscal y el segundo PBI del país después del territorio bonaerense.

Compartir.

Dejar un comentario