Ley de Pesca: ¿Necesidad y Urgencia?

Política |


 

El viernes pasado se convocó de forma llamativa a reunión conjunta de comisiones para considerar el proyecto de pesca presentado el 31 de agosto,  de forma intempestiva y sin respetar las fechas establecidas de reuniones de los plenos los diputados. Los legisladores miembros de la comisión  recibieron la siguiente comunicación : “Buen día señores diputados , en base a lo solicitado por el Presidente de la Comisión, mañana viernes 10 de setiembre , se convoca a reunión VIRTUAL . La misma se realizará en conjunto con las Comisiones de Asuntos Constitucionales y presupuestos”.

A dicha citación se adjunta un orden del día con dos puntos a tratar uno el marco regulatorio de la actividad hidroeléctrica y el otro el plato fuerte, y el verdadero motivo del apuro,  el proyecto de ley para “fomentar una política de desarrollo pesquero sustentable”.

Esto provocó la lógica reacción de la diputada Andrea Aguilera que mediante  nota,  hace una serie de aclaraciones que son de lógica pura.  Primero muestra su sorpresa por la convocatoria expresando : “Conforme fuera informado oportunamente en cumplimiento al artículo 66º del Reglamento Orgánico de este Cuerpo Legislativo, los día y hora de reuniones de esta Comisión son los miércoles 12.30 “.

Y agrega en otros tramos de la misiva : En la última reunión del 31 de agosto nada se dijo sobre la convocatoria a reuniones por fuera del cronograma ya establecido …..desconocemos cual es la urgencia de tratamiento de ambos proyectos que ameriten una convocatoria intempestiva , con menos de 24 horas de antelación ”.

Expresa la diputada en la parte final de la nota: “Un nuevo régimen de pesca o una política de desarrollo pesquero sustentable, que significa legislar respecto a uno de los recursos naturales más importantes de nuestra provincia, no puede ser llevado adelante en forma intempestiva” y finaliza en forma contundente : “Es en ese marco, que solicito se habilite una discusión amplia a la que sean convocados además de las Autoridades de la Secretaría de Pesca, y demás funcionarios provinciales que se considere pertinente, los intendentes de las localidades portuarias de nuestra provincia como así también los diferentes sectores vinculados a la actividad, Cámaras Pesqueras, trabajadores y organizaciones gremiales”.

Muy clara, razonable  y contundente la queja de la legisladora pero a pesar de eso se llevó a cabo la reunión convocada por presidencia de forma VIRTUAL y se decidió un cuarto intermedio hasta este lunes para continuar el tratamiento express previsto.

¿Este proyecto es malo? No, pero es totalmente perfectible, para lo cual debe hacerse un debate amplio y sincero de todos los sectores involucrados.   Faltan establecer  mejoras serias y profundas,   fomentando  un desarrollo pesquero sustentable. Pero el apuro en el  tratamiento  del proyecto,  tiene un origen, que no es otro  que  los permisos a otorgar que establece el proyecto y que están ya dispuestos para conocidas y destacadas empresas de la zona, fundamentalmente de Puerto Madryn.

¿Es eso malo? Tampoco lo es , porque es positivo que empresas importantes, que dan trabajo a mucha gente y que no poseen permisos puedan tenerlos,  caso  Pesca Puerta ( ahora Estrella Patagónica), Iberconsa que tampoco ha sido, hasta ahora,  beneficiada con un permiso,  como es también el caso de Food Partners Patagonia S.A, empresas que serían la elegidas o “bendecidas” de acuerdo a arreglos previos. En algún momento se habló de Veraz o San Isidro pero, aparentemente, estarían descartados.

¿Pero hay urgencia? Para nada, las plantas están bien abastecidas, lo dicen permanentemente los funcionarios del área, hay numerosas declaraciones en tal sentido. Es bueno reiterar las palabras   de un  hombre destacado y respetado del sector como Don José Novello, quien en declaraciones a un medio especializado,  al responder a una pregunta sobre la cobertura de materia prima a las plantas afirmó: “Yo creo que sí, hoy por hoy el pescado que hay, los barcos, los permisos que hay es suficiente para abastecer a todas las plantas, lo que pasa es que también tendríamos que ver que el pescado se exporte todo procesado como lo fue hasta hace dos, tres años atrás y se procese todo el pescado, hoy se están haciendo pastillas y 30/40 % del pescado se va afuera sin procesar”.

Resumiendo, ¿hay necesidad de nuevos permisos para abastecer las plantas? Todo indicaría que no, y si no hay necesidad,  no hay urgencia. Hay temas muy interesantes para tratar en la ley consolidando un sector que es pujante,  (porque las capturas son excepcionales) pero debe ordenarse y ser competitivo con un marco legal apropiado.

Hay que recordar que en estos últimos años las capacidades de bodega y el consiguiente esfuerzo pesquero fue multiplicado al menos por cuatro con lo cual la capacidad de captura es muy importante.

¿QUE PODRÍA GANAR LA PROVINCIA CON LOS NUEVOS PERMISOS?

Con respecto a los nuevos permisos a otorgar a las plantas elegidas sería interesante buscar la manera de que la Provincia pueda recaudar ingentes  fondos o asegurar mano de obra en dichas plantas. Un camino interesante sería que en la ley se pongan los nombres de los beneficiarios de los permisos con un precio por el mismo, no inferior al millón o millón y medio de dólares e incluso con un modo de pago razonable.

Otro camino (del que han hablado funcionarios y legisladores) sería licitar los permisos a otorgar  entre las plantas que aún no tengan permisos y que cumplan con todos los compromisos   impositivos y laborales.

Si tenemos en cuenta que los permisos de los llamados  “grandes “ o “amarillos” que este proyecto  prevé otorgar son embarcaciones de más de 1500 cajones con una rentabilidad demostrable de un millón y medio de dólares por temporada y como el proyecto otorga los permisos por diez años ( se podría ampliar el plazo) no sería una locura , estimar un precio de un millón o un millón y medio por permiso. Incluso con alguna financiación,  para las arcas provinciales,  destinando esos fondos a las mejoras de los puertos. Resumiendo: otorgamiento transparente, fondos frescos para la provincia o municipios y mejoras claras para los puertos que tanta riqueza y trabajo traen.

En el caso de los “artesanales”, que la nueva ley contempla 2 permisos más, son embarcaciones de entre 500 y 700 cajones por lo tanto la cifra de base licitatoria debería ser notablemente inferior.

Estamos hablando de una recaudación para la provincia de más de cinco millones de dólares billete, o sea unos 1500 millones de pesos,  sería una postura novedosa, revolucionaria y por primera vez el estado tendría ingresos por permisos otorgados.

Para tener una referencia de la obras que se podrían hacer por este camino, el gobierno anunció la obra de la ampliación del muelle de Rawson que con una redeterminación de precios llegó a 236.265.792 pesos o el dragado que en la gacetilla oficial dice que “el gobierno tomó la decisión de invertir pesos 534.161. 656 en el dragado de Puerto Rawson”.

Con la licitación de los permisos y los fondos de segura recaudación se pueden hacer tres dragados o 6 muelles nuevos, y se podrá afectar fondos de obras portuarias para escuelas u otras necesidades prioritarias para la comunidad.

 

 

 



Últimas Noticias