sábado, 18 de mayo de 2024

La falta de agua potable localidades de Chubut es un problema de muchos años que no han podido solucionar de forma definitiva por ninguno de los gobierno que pasaron por la provincia. Se destinaron muchos millones de pesos a estudios y se probaron distintas alternativas pero, hasta el momento, lo más utilizada y efectivo es el traslado de agua en camiones cisterna, algunos propiedad de la provincia y otros que el Estado contrata a distintos proveedores privados.

El Ministerio de Turismo, por ejemplo, cuenta con un camión completo para proveer agua potable a Puerto Pirámides y algunas áreas protegidas pero llamativamente desde hace un tiempo está abandonado en un depósito de esa cartera.

A varios trabajadores del lugar les llamó la atención la presencia de camión en el lugar ya que en esta época del año, con las altas temperaturas, el consumo y la utilización de agua potable aumenta considerablemente.

Extrañados, consultaron los motivos del abandono camión ya que aparentemente está en muy buenas condiciones y la respuesta fue contundente: “El subsecretario ordenó que el camión quede aquí hasta nuevo aviso”. “Pero el camión está en perfectas condiciones para trabajar”, insistieron los muchachos y recibieron como respuesta que “esas son las órdenes que nos dieron, no nos dijeron nada mas”.

Disconformes con las repuestas obtenidas y conocedores de años de este tipo de acciones, algunos trabajadores se propusieron averiguar qué había detrás de todo esto. Luego de un par de llamados y de revisar distintos documentos descubrieron que el Ministerio no está utilizando su camión propio porque le estarían alquilando uno al primo del subsecretario para que traslade agua potable a Puerto Pirámides y las áreas protegidas.

“¿Por qué llevar agua potable utilizando el camión y los recursos humanos que posee el Ministerio si podemos alquilarle uno al primo del subsecretario para que se gane unos buenos mangos que pagamos entre todos?”, se preguntaron los trabajadores. Ya lo dijo alguna vez Guillermo Francella: “Al final, lo primero es la familia”.

 

Compartir.

Dejar un comentario