jueves, 22 de febrero de 2024

La ex Asesora General de Gobierno, Carolina Rodríguez, presentó su renuncia indeclinable al cargo de planta permanente que se había inventado en abril de 2022 en ese organismo.

La exfuncionaria, que fue de máxima confianza de Mariano Arcioni, había sido sumariada por el gobierno de Ignacio Torres por su incorporación irregular al cargo de “Delegado Coordinador Interior”, de la planta permanente de la Asesoría General de Gobierno y suspendida de manera provisoria, sin goce de haberes.

Rodríguez fue incorporada al Convenio Colectivo de Trabajo que rige a los trabajadores de la AGG de manera subrepticia, pero una vez en planta permanente comenzó a cobrar los haberes correspondientes al nuevo cargo sin renunciar a su puesto de funcionaria. “Esto generó un beneficio inaceptable y escandaloso de percibir a su antojo el salario que implicaba una mayor remuneración, que era el del nuevo cargo, pero mantenerse como Asesora General de Gobierno”, resalta el decreto que establece la suspensión y el inicio del sumario.

Y agrega: “Que moral y legalmente es inaceptable que la abogada Carolina Rodríguez se haya beneficiado desde su función de Asesora General de Gobierno, en primer lugar, para incorporarse al CCT, sin embargo nunca cumplió efectivamente con el cargo de Delegado Coordinador Interior tal como lo exige el artículo 6 del Decreto de Reglamentario, pero cobró por ese cargo que tenía mayor remuneración que la que le hubiese correspondido como Asesora General de Gobierno”.

Por su parte, la Fiscalía de Estado emitió un dictamen donde asegura: “Es claro que su inclusión en el Convenio era una ventaja que solo pudo haber obtenido por ser la máxima autoridad y la situación de poder que eso conlleva, beneficiándose en forma personal de modo ilegítimo. Por otra parte, habría además una ventaja patrimonial para la agente, con el consecuente perjuicio para el Estado Provincial, toda vez que el salario como Delegado Coordinador Interior se presume superior al de Asesora General de Gobierno, cargo que era efectivamente ocupado”.

El decreto destacó que el proceder de Rodríguez generó una “violación a las prescripciones de la Ley de Ética Pública, que prohíbe en forma expresa: ‘Recibir cualquier tipo de ventajas con motivos u ocasión de sus funciones, así como aprovechar la función para obtener beneficios que no se encuentren previstos en la legislación específica, de carácter general’”.

Por todo ello, el gobierno consideró que “Carolina Rodríguez ha cometido una falta gravísima, para la que se contempla la sanción expulsiva de exoneración en la normativa vigente” y dio inicio al sumario administrativo, el cual que se vio interrumpido este lunes con la presentación de la renuncia indeclinable de la exfuncionaria de Arcioni y ahora exempleada del Estado Provincial.                 

Compartir.

1 comentario

Dejar un comentario