miércoles, 29 de mayo de 2024

Cristina Fernández de Kirchner ha sido condenada este martes por la Justicia a seis años de prisión por administración fraudulenta. Así también, se le prohíbe ocupar cargos públicos de por vida. La expresidenta, que puede apelar, realizó un discurso minutos después de conocer la sentencia desde el Senado. «Hace tres años avisamos que la condena ya estaba escrita», arrancó la hoy vicepresidenta.

«Está claro que la idea era condenarme», dijo Kirchner, quien apuntó al juez Ercolini, que siguió la causa en la etapa de instrucción, aunque dijo que «no actuó solo» y mencionó a la Corte Suprema. La exmandataria no ha ahorrado en acusaciones. «No es una condena por leyes de Constitución Nacional y administrativas, sino que tiene su origen en un sistema que muy ingenuamente el 2 de diciembre de 2019 llamé ‘lawfare’. También hablé de la idea de partido judicial. Por una deformación juvenil, de lectora, de analizar. Y es mucho más simple: no es partido. Es un Estado paralelo y una mafia, mafia judicial», ha sentenciado.

Movilización en la calle
Apenas se dio a conocer el horario en el que se haría pública la sentencia, la militancia afín al kirchnerismo se dirigió de inmediato a los tribunales de Comodoro Py, donde se iba a leer el fallo judicial, para apoyar a la actual vicepresidenta, quien se enfrentaba a una petición de 12 años de prisión por asociación ilícita y fraude, realizado por los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola. La sentencia fue leída por los jueces Gorini, Basso y Rodríguez Uriburu.

Como se esperaba, la movilización fue creciendo a medida que avanzaba la tarde de Buenos Aires. Y se intensificaron tras conocerse la sentencia. Por ese motivo, y para evitar incidentes, se puso en marcha un importante dispositivo de seguridad en los alrededores de esta sede judicial. A través de las redes sociales, algunos militantes convocaron a la cita con la frase «paremos el golpe», en referencia a la idea de un intento de golpe de Estado. También invitaron a hacer de esta fecha «un nuevo 17 de octubre», en referencia al Día de la Lealtad, en que el peronismo se reúne todos los años para conmemorar una fecha clave del movimiento. «Hoy miles vamos a ganar la calle. Venimos pidiendo que la gente vaya», aseguró en esta misma línea el titular de la Central de Trabajadores de Argentina (CTA) en conversación con la emisora local El Destape radio.

El apoyo del presidente
Pese a los infinitos vaivenes en la relación entre el presidente Alberto Fernández y su vicepresidenta, y pese a que gran parte del mandato que cumple tres años el próximo 10 de diciembre han estado enfrentados, en las últimas semanas el jefe de Estado no ha dudado en salir a mostrar su apoyo a Cristina Fernández de Kirchner.

Sin ir más lejos, la semana pasada el presidente utilizó sus redes sociales para exponer públicamente su adhesión a los argumentos que expuso la funcionaria en un discurso que dio en el que volvió a sostener que su sentencia estaba escrita de antemano y que estuvo acompañado luego por un documento en el que la vicepresidenta se refirió a las «20 mentiras de la causa Vialidad». «Comparto los argumentos de la vicepresidenta Cristina Kirchner sobre la llamada Causa Vialidad. Como decía Francisco Carrara, cuando la política entra en los tribunales, la justicia se escapa por la ventana», aseguró Alberto Fernández una vez finalizada la exposición de su vicepresidenta.

Dos países en uno
El dictamen que este martes tendrá como respuesta segura una acentuación de la división que sufre el país del tango. Si hubiera sido considerada inocente, se hubiera desatado la furia en algunos sectores del país que la consideran la líder de una organización criminal que, a través del Estado, llevó a cabo una red de corrupción enorme. Con un veredicto de culpabilidad es de esperar que el país se paralice y una ola de manifestaciones inunde todas las regiones del país.

Si hay algo inevitable a esta altura de las circunstancias es que se acentúe esa escisión. Alguna primera señal en este sentido se advirtió el pasado 1 de septiembre, con el ataque a la funcionaria en la puerta de su domicilio. Y es de esperar que el fallo vespertino del martes agudice las diferencias.

Algo curioso ocurre mientras movilizaciones sociales, sindicatos y ciudadanos afines al kirchnerismo se dan cita en la sede de la Justicia en la soleada tarde de Buenos Aires. En algunos sitios comienzan a verse pintadas que anticipan lo que podría ser el inicio de una campaña presidencial. Se advierten carteles en los que se lee “’Cristina 2023′.

Fuente: ABC

Compartir.

Dejar un comentario