jueves, 29 de febrero de 2024
Foto: Celso Rey García

En el transcurso del año 1930, el Honorable Concejo Deliberante prestó especial atención en poder concretar la iniciativa que, el 24 de enero 1925, presentara el concejal David Eduar Williams, en el sentido de que la comuna tenga su edifico propio, construyendo su palacio municipal, propuesta que tuvo unánime aprobación.

Los planos fueron confeccionados en el departamento de Obras Públicas municipales y la obra sería efectuada por administración

Pese a lo resuelto por el Honorable Concejo Deliberante municipal, en la segunda quincena del mes de enero de 1929, por unanimidad, se resolvió dejar en suspenso la construcción del Palacio Municipal, hasta tanto se llamara a concurso para el proyecto del edificio, el que debía ser dignó y estar acorde con el progreso del pueblo.

A esta feliz idea se agregó la de no efectuar la construcción por administración, resolviéndose llamar a licitación pública para mano de obra de albañilería.

El proyecto de los planos del edificio se adjudicó al arquitecto R. Luis Gazín, en la suma de $2.500 m/n, quien tuvo precaución en todos los detalles para proveer a Trelew de un suntuoso edificio que hiciese honor a todos sus habitantes. Se trataba de un profesional llegado de Comodoro Rivadavia con distintas obras realizadas e importantes concursos ganados, incluso en la Capital Federal.

Foto: Celso Rey García

Este proyecto del Palacio Municipal constaba de planta baja y primer piso, pero debido a los escasos fondos que atravesaba la comuna se resolvió que en esta primera etapa, solo se llamaría al licitación para la construcción de la planta baja, dejando para mejor oportunidad la construcción del resto del edificio.

El miércoles 7 de mayo de 1930, a las 16.00 horas, se procedió en la municipalidad a la apertura de los sobres, conteniendo las propuestas para la ejecución de los trabajos de albañilería (mano de obra) del futuro Palacio Municipal en un todo de acuerdo a los planos aprobados, el que sería levantado en el solar P, de la manzana 10.

Ocho fueron las propuestas recibidas, a saber:

Enrique Mirífico $8.893, 10 m/n

Esteban Gillio Matté $8.930,60 m/n

José Rosales $9.675 m/n

Juan Caamiña $10.599 m/n

Antonio Reyero $13.061 m/n

R. A Belochi $13.157, 50 m/n

Isidro Ugarte  $15.702,50 m/n

Rossi Hnos. $21.866 m/n

Una vez estudiadas las mismas, el Honorable Concejo resolvió en definitiva adjudicar los trabajos al señor Enrique Mirífica por ser la propuesta más conveniente

Parecería que en esta oportunidad también se llamó a licitación pública por la carpintería y herrajes, obra que se adjudicó al señor Jaime Stein.

Foto: Celso Rey García

Una vez que el Palacio Municipal estuvo en condiciones de ser utilizado, lo que ocurrió en los primeros días del mes de enero de 1933, se procedió al traslado de los muebles y útiles, aprovechando para ello un fin de semana. Llama por otra parte la atención que para su inauguración no se haya hecho acto público alguno debido probablemente a la falta del Concejo Deliberante, por estar la comuna intervenida, y hallarse a su frente un interventor. Meses más tarde, el Honorable Concejo Deliberante en sucesión del 31 de mayo, aprobó un informe donde se detallaba el costo del edificio, el que ascendió a $59.562, 21 m/n, de acuerdo a resumen textual siguiente:

Ladrillos (161.500) $6.522, 50

Arena $789.80

Pedregullo $297

Cemento $6492,40

Cal $2387, 11

Hierro y alambre $1124, 95

Asfalto $723,10

Albañilería $13.549, 10

Carpintería, herrajes, vidrios y cristales $13.086, 86

Herrería $557, 75

Mosaicos $1.938, 67

Obras sanitarias y aguas corrientes $1.277, 83

Pintura con materiales $1.807, 15

Instalación eléctrica $2.128, 27

Cantería $1.212

Yesería $625, 80

Dirección de obra arquitecto Gazín $2.500

Chapa de zinc $245,05

Intereses $1.167, 74

Varios $489,13

Total $59.562, 21

La construcción del edificio se hizo bajo control municipal pero siempre se llamo a licitación en todos los casos que era factible. A la fecha del informe, la deuda municipal ascendía a $6.806,70 m/n, habiendo una existencia en efectivo $4.685, 60.

Otro detalle digno de mencionarse es el relacionado con su altura, que llama la atención por sus dimensiones. Las medidas eran superiores a la del proyecto original debido a una equivocación del señor Jaime Stein, carpintero de la obra, quien construyó las puestas y ventanas dándoles un metro más de los fijados en los planos, razón por la cual hubo que levantarle las paredes para que todo esté en relación.

En los primeros años, y sobre la calle Rivadavia, debajo de cada ventanal, se había dejado el espacio libre del largo de la escalinata de la entrada, que por mucho tiempo se utilizo como una pequeño jardín con rosales y plantas que daban en verano un aspecto muy hermoso; pero ocurría que en invierno recogía cuanto papel volaba por la calle y servía, además, para que los perros vagabundos hicieses sus necesidades, razón por la cual se resolvió llenarlo de tierra, hacer un declive y una losa de cemento.  Años más tarde, se lo volvió a cubrir con tierra y se colocaron algunas plantas de adorno.

Desde entonces al edificio se le han introducido, entre otras, las modificaciones siguientes:

_ Habilitación de oficias sobre la planta baja

_ Revocado con cemento Iggam en su fachada exterior (1945)

_ Adosado al edificio, sobre la calle San Martín hasta el pasaje La Rioja, se construyó en 1945 el edificio que ocupará la Biblioteca Popular Agustín Álvarez

_ En el sector anteriormente ocupado por la Contaduría y la oficia del Juzgado de Paz, se introdujeron modificaciones para adaptarlo como sala del Honorable Concejo Deliberante con galería para el público.

_ En julio de 1952 se llamó a licitación pública por mano de obra para la instalación del servicio de gas natural tanto para el Palacio Municipal como para la Biblioteca Agustín Álvarez y el matadero municipal

_ Por último, para utilizar el espacio libre del patio hasta el pasaje La Rioja, se demolió la casa destinada a la familia del cuidador, construyéndose oficinas para la atención al público en la planta baja y dependencias de Contaduría y Obras Públicas en dos niveles en primer y segundo piso.

Compartir.

Dejar un comentario