sábado, 20 de julio de 2024

Se acabó la plata del gobierno y se terminó la militancia. Así lo refleja el cartel de “Alquilo” puesto en el local donde hasta hace poco funcionaba la sede del Frente Renovador en Rawson.

El partido que conduce Sergio Massa a nivel nacional recaló en Chubut de la mano de Mariano Arcioni y Alejandro Sandilo, quienes juntaron afiliaciones ofreciendo a cambio trabajo en el Estado. Con esta mecánica, consiguieron los avales necesarios para la conformación del Frente Renovador en Chubut, al tiempo que dejaron en planta permanente a más de 1000 militantes.

“El que tiene ficha del Frente Renovador ingresa a planta del Estado”, denunció en su momento el secretario General de ATE, Guillermo Quiroga, pero sus dichos cayeron en saco roto.

El partido, creado desde el poder con el reparto de cargos públicos y dineros del Estado, tuvo a los funcionarios de Arcioni como sus máximas autoridades: Alejandro Sandilo, Francisco Salto, Gustavo Aguilera y Oscar Antonena conformaban la conducción. Salvo el último, los otros están hoy refugiados en cargos jerárquicos de Servicios Públicos, con sueldos millonarios.

Sin Massa en Nación ni Arcioni en la Provincia, al Frente Renovador chubutense parece haberle alcanzado el ocaso: el cierre del local partidario demuestra que ya ni siquiera es la cáscara vacía que supo ser porque el local partidario, en realidad, jamás tuvo militancia ni estuvo abierto a la comunidad.

Compartir.

Dejar un comentario