jueves, 22 de febrero de 2024

La mujer, decidió cambiar su testamento a última hora por motivos personales que son más comunes de lo que se piensa.

Una anciana deja una herencia de más de 2 millones de euros a sus perros y gatos en lugar de a sus hijos

La protagonista de la historia, reportada ahora en varios medios locales, es la señora Liu, como ha trascendido. Ella tiene tres hijos, que a priori van a quedarse sin nada de su madre, aunque ella todavía puede ejercer cambios en las últimas voluntades. No se sabe, con todo, a qué se dedicaba o cuál era su patrimonio.

El motivo por el que deshereda a sus hijos
Sea como fuere, la señora Liu decidió modificar su testamento hace un tiempo porque sus hijos «la descuidaron durante su vejez«. Ella argumenta que nunca la llamaban o visitaban, ni en los momentos en los que estuvo enferma, y que, por el contrario, sus mascotas siempre le han estado haciendo siempre compañía y a su lado.

La herencia que deja a sus mascotas
Surrealista historia que llega desde China. Una anciana de Shanghai, enfadada con su familia, decidió cambiar su testamento y dejar su fortuna a sus mascotas. Sus gatos y perros van a recibir ni más ni menos que 2,2 millones de libras esterlinas en dinero y propiedades, o lo que es lo mismo, unos 2,5 millones de euros.

¿Es legal dejar la herencia de una persona a sus mascotas?
A la práctica, una clínica veterinaria local quedará como la encargada de administrar la herencia, según explican en el South China Morning Post, porque a efectos legales no es posible que animales puedan recibir patrimonio de un difunto. En todo caso, está ratificado que estos receptores se encargarán de garantizar el bienestar de sus mascotas o de cualquier descendencia que puedan tener para seguir así con la voluntad de la señora Liu.

Según ha trascendido, desde el Centro de Registro de Testamentos de China en Pekín estuvieron trabajando con la anciana para reconducir sus voluntades al ver que presentaba un testamento «unidireccional». Le aconsejamos que nombrara a una persona de su confianza para supervisar la clínica veterinaria y garantizar que las mascotas reciban el cuidado adecuado», comentó un portavoz del centro a medios locales.

La reacción de la sociedad asiática
El caso de la señora Liu ha levantado una polvareda en redes, tanto por la gente que ha cuestionado las prácticas de sus hijos como por las normativas sobre las herencias en el gigante asiático. Muchos internautas, así, le transmitieron que la entendían perfectamente y que en un caso similar actuarían igual.

Medios que han seguido el caso han recordado que esta no es la primera vez en que mascotas se enriquecen de las herencias de sus propietarios. Una de las historias similares más rocambolescas llegó cuando la magnate hotelera Leona Helmsley dejó 12 millones de dólares a un fondo específico para garantizar el bienestar de Trouble, su perro maltés. También Gunther IV, un pastor alemán que vivió con la condesa Karlotta Liebenstein, recibió una fortuna multimillonaria que acabó en Gunther’s Millions, una docuserie en Netflix. El diseñador Alexander McQueen también dejó su herencia a sus perros.

Compartir.

Dejar un comentario