sábado, 18 de mayo de 2024

Las semifinales del Mundial de Qatar 2022 entre Francia y Marruecos tienen un fuerte componente social, por la conexión de la inmigración entre países y, por extensión, entre continentes. La selección francesa está formada en su mayoría por jugadores con raíces africanas, mientras que la mitad de la selección marroquí ha nacido en Europa.

La mayor parte de los jugadores de la selección francesa tienen vínculos de sangre con África, conservan la doble nacionalidad heredada de sus padres o directamente han nacido allí. Eduardo Camavinga, jugador del Real Madrid, nació en Angola de padres de República del Congo, refugiados allí hasta que pudieron emigrar a Francia. El portero suplente Steve Mandada también nació lejos de Francia, en la República Democrática del Congo, como sus padres. Del país centroafricano también son los padres del defensa francés Axel Disasi y el delantero Randal Kolo Muani, y los de Christopher Nkunku, descartado antes del Mundial.

De padre y madre africanos son también Youssouf Fofana (Malí), Ibrahima Konaté (Malí), Dayot Upamecano (Guinea-Bissau), el madridista Aurélien Tchouameni (Camerún), el barcelonista Ousmane Dembélé (padre de Malí y madre de Senegal y Mauritania) y la estrella mundial Kylian Mbappé (padre de Camerún y madre de Argelia).

El Balón de Oro Karim Benzemá, que abandonó la concentración por lesión antes de empezar el Mundial, es de padre argelino y madre argelina nacida en Francia. El defensa del Barcelona Jules Koundé es de padre de Benín y madre francesa. La madre de William Saliba es de Camerún y su padre es libanés de origen francés. El padre de Mattéo Guendouzi es de Marruecos y su madre es francesa. Guendouzi fue tentado por Marruecos, pero, a diferencia de otros compatriotas, prefirió representar a su país de nacimiento, Francia.

África no es el único continente con lazos de sangre con los jugadores de la selección francesa. De Filipinas son los padres del portero Alphonse Areola. Nacidos en Ámerica, concretamente del territorio francés de ultramar de la isla de Guadalupe, son los padres de Kingsley Coman y de Marcus Thuram. Marcus es hijo de Liliam Thuram, campeón del Mundo en Francia 98, y nació en Parma (Italia), donde jugó su padre. El padre de Raphaël Varane es de la isla de Martinica.

El abuelo materno de Antoine Griezmann es de Portugal, y el abuelo del portero Hugo Lloris es español. También tiene orígenes españoles el padre de los hermanos Hernández, Lucas y Theo, el exfutbolista Jean-François Hernández, que militó en el Atlético de Madrid y el Rayo Vallecano entre otros. Lucas y Theo Hernández se formaron en la cantera Atlético.

Tan solo cuatro jugadores franceses no cuentan con antepasados directos en otros países: Benjamin Pavard, Adrien Rabiot, Jordan Veretout y Olivier Giroud.

Marroquíes europeos

La selección de Marruecos, por su parte, está repleta de futbolistas nacidos en Europa. Inmigrantes de segunda generación con doble nacionalidad, han optado por representar la selección del país de origen de sus padres. Son jugadores criados en Europa y formados en sus academias del fútbol.

La estrella del equipo, Achraf Hakimi, es un madrileño formado en la cantera del Real Madrid. También nacido en España es el melillense Munir El Kajoui, portero suplente de la selección marroquí. El osasunista Ez Abde nació en Marruecos, pero vino a Elche con apenas siete años, y tiene la doble nacionalidad hispano-marroquí.

Bélgica y Países Bajos son los países que más jugadores aportan a la selección marroquí, con cuatro cada uno. De Bélgica son Ilias Chair, Selim Amallah, Bilal El Khannouss y Anass Zaroury. De Países Bajos son Noussair Mazraoui, Sofyan Amrabat, Hakim Ziyech y Zakaira Aboukhlal.

Nacidos en Francia son el defensa Roman Saïs y el delantero Sofiane Boufal. Natural de Italia es el delantero Walid Cheddira. Abdelhamid Sabiri nació en Marruecos, pero se crió en Alemania, y tiene la doble nacionalidad; incluso llegó a vestir la ‘mannschaft’ en las categorías inferiores, incluida la sub-21. El portero titular, el sevillista Yassine Bounou ‘Bono’, nació en Canadá.

 

Tan solo ocho de los 26 jugadores han nacido y se han criado en Marruecos: Nayef Aguerd, Achraf Dari, Jawad El Yamiq, Barr Benoun, Yahia Attiyat Allah, Yahya Jabrane, Azzedine Anahi, Youssef En-Nesyri y Abderrazak Hamdallah.

Compartir.

Dejar un comentario