miércoles, 29 de mayo de 2024

Tuvo lugar el 17 de septiembre de 1861, al sur de Santa Fe.

Los bandos que se enfrentaron en esta batalla fueron los siguientes:

El Ejército confederal: integrado por tropas de las provincias que formaban la Confederación Argentina. Estaba al mando del gobernador de Entre Ríos, Justo José de Urquiza, y contaba con unos 18.000 hombres.

El ejército del Estado de Buenos Aires: al mando del gobernador porteño Bartolomé Mitre. Estaba integrado por unos 15.000 hombres.

La batalla fue particularmente extraña ya que cuando el resultado todavía era incierto, Urquiza alegó sentirse enfermo y se retiró del campo de batalla, dejando la victoria en manos de los porteños. De hecho, Mitre estaba a punto de replegar sus tropas cuando sus asistentes le comunicaron la retirada del jefe entrerriano.

Entre las principales consecuencias de la batalla de Pavón se destacan las que se enumeran a continuación:

-El avance de las fuerzas mitristas sobre el territorio de la Confederación, durante el cual se produjo la matanza de 300 soldados y oficiales federales en Cañada de Gómez. Estos hombres esperaron en vano un regreso de Urquiza al campo de batalla que nunca se produjo.

-La disolución de la Confederación Argentina, que dejó de existir tras la renuncia del vicepresidente Juan Esteban Pedernera, que había asumido como presidente provisional tras el exilio de Derqui en Montevideo.

-El derrocamiento de todos los gobernadores federales de las provincias, salvo Urquiza, por tropas enviadas por Mitre al interior del país.

-La reclusión de Urquiza en los ámbitos de poder de la provincia de Entre Ríos y el fin de su influencia a nivel nacional.

-La unificación del país bajo el liderazgo de Buenos Aires, tras la elección de Mitre como presidente de la Nación en elecciones en las que los candidatos federales estuvieron proscriptos.

-El traslado del gobierno nacional desde Paraná a la ciudad de Buenos Aires, en calidad de huésped del gobierno porteño. De esta manera, la designación de una capital federal quedó en suspenso y esta cuestión recién se resolvería tras la Revolución de 1880 y la sanción de la Ley 1029, que federalizo la Ciudad de Buenos Aires.

-La imposición del proyecto de país que sostenía el Partido Liberal porteño y que propiciaba la inserción de la Argentina en los mercados mundiales, en asociación con capitales extranjeros.

Por Miguel Ángel Martínez

Compartir.

Dejar un comentario