viernes, 17 de mayo de 2024

Argentina ha derrotado este domingo a Francia en los penales en la final del Mundial de Qatar y ha logrado su tercera Copa del Mundo 36 años después en un partido de infarto. Los fallos de Coman y Tchouameni en la tanda han condenado a los europeos ante la Albiceleste, cuyos primeros cuatro lanzadores —Messi, Dybala, Paredes y Montiel— acertaron ante Lloris. El encuentro se decidió en las penas máximas después de que Messi volviera a adelantar a la selección argentina en el minuto 109 de la prórroga y Mbappé igualara de nuevo el encuentro con un tanto de penal en el 118. El delantero francés, precisamente, había forzado antes el tiempo extra tras igualar los goles del rosarino y de Di María con un tanto en el minuto 80 de penal y otro dos minutos después con una volea excelente. Hasta entonces, los argentinos estaban pasando por encima de los franceses, que ni siquiera habían tirado a la portería de Emiliano Martínez. En la primera mitad, Dembélé derribó a Di María dentro del área con un contacto ligerísimo. El árbitro pitó penal —el quinto a favor de la Albiceleste en siete partidos—, y Messi lo convirtió para adelantar al combinado del país sudamericano en el minuto 23. Poco después, un robo de Argentina en su propio campo propició un contraataque formidable trenzado por Nahuel, Messi, Julián Álvarez y Mac Allister que terminó en un gol de Di María, que batió a Lloris al primer toque. La primera parte de Francia fue tan floja que su seleccionador, Didier Deschamps, hizo dos cambios antes del descanso: quitó del campo a Giroud y Dembélé y metió a Thuram y Kolo Muani. Con la victoria, Messi iguala a Maradona —quien ganó en el 86 y perdió la final del 90— con un Mundial en dos finales tras perder la de 2014 ante Alemania, y logra el título que le faltaba con su selección.

Dibu Martínez: “Ocurrió lo que soñé”

“Fue un partido de sufrir. Dos tiros de mierda nos empataron el partido. Luego nos ponemos 3-2, otro penal y lo meten… Y después ocurrió lo que soñé, ganamos en los penaltis. Lo viví tranquilo porque era un momento que mis compañeros me necesitaban. Otra vez me patearon tres veces y me los metieron, pero luego lo hice bien”.

“Se lo dedico a mi familia, a mi nene. Me fui a Inglaterra de muy chico y también se lo dedico a todos los argentinos”.

Messi pide a los niños

Después de recibir miles de abrazos de todos los jugadores, del staff técnico y de los que están sobre el césped, Messi se acerca a la banda para pedir que bajen sus tres hijos al campo, pues quiere compartir este momento de felicidad con los suyos.

Pronto, brazalete en mano, recibirá el trofeo y lo alzará para el mundo, la copa que, al fin, le señala como campeón del mundo.

Argentina ya la tiene

Siguen los festejos, los lloros y los abrazos de los jugadores argentinos sobre el césped al tiempo que los franceses lamentan la ocasión perdida. Messi no borra la sonrisa de la cara pero no suelta lágrima alguna…No se rompe. Es la madurez hecha futbolista. Tiene lo que se merece.

Cantan ahora y botan los jugadores sobre el césped en comunión con los aficionados. Es la fiesta argentina, la fiesta del fútbol.

Tagliafico: “Aquí si no se sufre, no vale”

“A persar de lo que se vivió en el Mundial, llegamos con tranquilidad a la final. Pero aquí si no se sufre no vale y hoy tocaba sufrir un poco más”.

“El primer tiempo fue muy bueno. En el segundo cometimos errores pero supimos sacarlo adelante como siempre lo hacemos, como hacen los argentinos”.

“Se lo dedico a todos los argentinos y a todos los que nos bancaron. Ojalá que está pasión e unión que vivimos hoy dure en el tiempo porque se demuestra que cuando estamos juntos somos mejores”.

Compartir.

Dejar un comentario