sábado, 22 de junio de 2024
Imagen ilustrativa

Un ejemplo de una anécdota en Comodoro Rivadavia demuestra cómo causaba extraña sorpresa el hecho de que un ciudadano argentino actuara activamente en cuestiones obreras de extrema izquierda.

Se llamaba ANTONIO GARNICA. Era un argentino rubio, criollo, campero en todas sus modalidades y obrero de YPF en el Campamento Sud. Se trataba de un operario tranquilo, cumplidor en el trabajo, donde se abstenía de hacer propaganda, y como excelente compañero, tenía el aprecio de todos sus compañeros de trabajo, incluso del jefe del campamento. Su instrucción era muy mediana, pero estaba imbuido por ideas más que comunistas, anarquistas en forma cerrada. Los órganos periodísticos de su predilección eran “La Antorcha”, “La Montaña” y “El Peludo”, entre otros, pero toleraba las ideas de los demás. Tenía trato agradable y más bien de tendencia a la alegría. Sin tener un cargo directivo, actuaba como colaborar de la Federación Obrera regional, por lo cual en una oportunidad que repartía volantes en apoyo a una huelga y órganos de prensa de izquierda, fue detenido por la policía de Comodoro Rivadavia.

Mientras lo interrogaba, el comisario le preguntó su nacionalidad y cuando él, con cierto énfasis, le respondió que era argentino, el comisario se quedó un momento mirándolo en el colmo de las sorpresas, y luego le repitió la pregunta con una mayor claridad. El obrero le repitió que era argentino, y entonces el comisario se puso de pie y llamó a dos escribientes de la ofician contigua a los cuales les dijo: “¡Miren! Dice que es argentino”. El hombre exclamó: “Si, señor comisario, soy argentino, ¿por qué le extraña?”. Entonces el comisario alzo los brazos y la vista hacia el cielo y gritó, no en tono de amenaza y ni siquiera con intención o apariencia de insulto, sino más bien con tono de pena y de pedido lamentoso: “Pero amigo ¡un argentino no puede ser tan desgraciado!”. Se trataba de un comisario sin prepotencia y bastante correcto. Había instruido sumarios a centenares de personas, asesinos, depravados, indeseables, ladrones, tratantes de blancas, etc, muchos de los cuales sin dudas serían argentinos, pero a dicho funcionario nada lo amargó tanto como hallar a un argentino con todas las cualidades de un ejemplar ciudadano, dedicado al apoyo de ideas izquierdistas e ir a favor de quienes no querían el país.

Los extranjeros en el gremialismo de Comodoro Rivadavia

La sorpresa de este comisario era una demostración del ambiente reinante en la época que se trata, en la cual, aún en determinado círculos nacionales, considerados serios y apolíticos, no dejaban de tenerse en concepto receloso la actividad gremial, considerándola dañosa por su procedencia y sus propagadores extranjeros mayoritarios.

Sin embargo era errónea en más de un 90 por ciento esa creencia que atribuía mala voluntad hacia la Argentina por parte de gremialistas extranjeros. En Comodoro Rivadavia se tiene la prueba de ello.

Durante las huelgas petroleras de 1917, la primera y más importante hasta entonces en la Patagonia, los dirigentes eran en su totalidad españoles, tal como J. González, L. Campos y hermanos, Jesús Menéndez y otros cuyos nombres no recuerdo en el momento, fueron activos y decididos dirigentes gremiales, actividad pecaminosa en tales años, pero lo hacían en las horas que sus tareas les dejaban libres y lo hacían sin retribuciones económicas, no aceptaban nunca en el gremio las cuestiones ideológicas. No obstante no faltaban quienes los consideraban como vínculo de desorden. Sin embargo, radicados en Comodoro fueron siempre buenos ciudadanos, trabajadores, formaron su hogar, ocuparon cargos políticos, honrosos y sus hijos y nietos fueron y siguen siendo argentinos ejemplares que trabajan honrando al país y a la región.

Compartir.

1 comentario

  1. Las luchas y las injusticias siempre fueron de la mano donde la honestidad y los derechos del otro iban de la mano y daban la vida por sus creencias, obviamente un Avila, un Moyano,un Daer no podrían ni siquiera acercar celes.ellos eran extranjeros y amaban esta tierra estos de hoy son traidores vende patria.

Dejar un comentario