Cuándo se inventó el dinero y en qué momento el dólar se convirtió en la principal moneda del mundo

Lecturas - Noticias |


La historia del dinero es apasionante. Desde hace miles de años no solo ha servido como medio de pago y depósito de riqueza.

También ha sido una unidad de cuenta, es decir, un sistema que nos permite fijar precios y registrar deudas.

El origen del dinero es tan controvertido como su definición. Arqueólogos, historiadores, filósofos y economistas tienen sus propias teorías sobre el misterioso salto que dimos los humanos cuando desarrollamos los primeros sistemas comerciales nacidos después del trueque.

Podemos encontrar el origen del dinero en las transacciones que hace miles de años se hacían con cereales, gramos de plata, objetos de arcilla, conchitas de mar o semillas de cacao, hasta llegar a las monedas de metal acuñadas oficialmente por reyes en el antiguo Irak.

Mucho más tarde surgieron los primeros billetes de papel en China, creados cuando las monedas pesaban tanto que cargarlas era una pesadilla.

Y recientemente, hace apenas 70 años, en secretas negociaciones políticas hasta altas horas de la noche en un hotel perdido en medio de unas montañas, un billete verde llamado dólar llegó a imponerse como la moneda más poderosa del mundo.

En BBC Mundo te contamos la historia del nacimiento y la evolución del dinero, una clave esencial para entender cómo han cambiado a través de los años las transacciones comerciales que han marcado el desarrollo de la humanidad.

Las transacciones comerciales de los sumerios
Si pensamos en el dinero como algo material que nos permite hacer transacciones, algunos expertos argumentan que su origen se puede encontrar en los gramos de plata o la cebada, un cereal con el que los sumerios en Mesopotamia (actualmente Irak) comerciaban hace unos 5.000 años.

Utilizando la escritura cuneiforme los sumerios dejaton un valioso registro de su civilización.

Esos productos que, por un lado, tenían un valor en sí mismo, también servían como una unidad de medida y se utilizaban para cuantificar el valor de otras cosas a través de su peso, como por ejemplo, el valor de un esclavo, del trabajo, los intereses de una deuda y hasta las promesas de pago.

Algunos trabajadores recibían su salario en cantidades fijas de cosas como cerveza o muebles, cuenta Jon Taylor, curador de las colecciones cuneiformes y sellos cilíndricos del Departamento de Medio Oriente del Museo Británico.También era común que las materias primas tuviesen un valor al ser comparadas entre sí. La lana y los dátiles, por ejemplo, podían tener un valor equivalente en gramos de plata.

Incluso «los comerciantes que hacían operaciones a larga distancia se ofrecían unos a otros una especie de crédito, mediante el cual podían retirar recursos en un lugar y devolverlos en otro, o transferir el derecho a los recursos a otra persona», agrega.

«Si esto constituye moneda o dinero es un tema debatido».

Los préstamos con intereses
Todo depende de cómo definimos los conceptos. El director de campo del Proyecto Ur del Museo de Arqueología y Antropología de la Universidad de Pennsylvania, Estados Unidos, William B. Hafford, argumenta que el dinero es «un intento de cuantificar el valor», mientras que la moneda «es una forma física de dinero, un artículo estandarizado».

Desde ese punto de vista, la cebada y la plata eran formas de moneda y, problemente, el tipo más antiguo de dinero físico conocido hasta ahora.

Ahora bien, dice el experto, la raíz del dinero está en lastransacciones de crédito-deuda que existían en la antigua Mesopotamia.

Hafford ha trabajado por años en excavaciones en la zona donde estaba emplazada Ur, una de las más importantes ciudades-estado de Sumeria en Mesopotamia.

Estas transacciones estaban basadas en que una persona podía obtener algo de otra, prometiéndole una cosa a cambio en el futuro. Surge así el concepto de deuda.

Entonces, esa forma de intercambio que primero surgió en comunidades pequeñas, luego se desarrollaría en comunidades más grandes, hasta que, con el paso del tiempo, la deuda termina cuantificándose cuando se inventa la escritura, señala el experto.

«Tenemos muchas tablillas de préstamos y deudas en la antigua Mesopotamia. Por lo general, también tienen intereses», agrega.

El Código de Hammurabi, por ejemplo, establece que la tasa de interés sobre la plata es del 20% y la del grano es del 33%.

El peso de la plata
La plata fue la forma más común en que se cuantificó el valor de la mayoría de las cosas durante gran parte de la historia de Mesopotamia.

«A menudo encontramos tesoros de plata enterrados debajo de los pisos para protegerlos. Estos contienen trozos de plata cortados de jarrones, de cuentas viejas, fundidos en lingotes o convertidos en anillos en espiral», explica Hafford.

Los gramos de plata y la cebada se utilizaban como medidas de peso en transacciones comerciales.

Los anillos en espiral eran la forma más fácil de transportar el metal, incluso a veces atados al cabello. Una parte de la espiral se podía romper para pesar y pagar las cosas.

El tipo de cambio típico era de 1 siclo de plata (8,4 gramos) por 1 GUR de grano (alrededor de 300 litros). El grano se podía moler hasta convertirlo en harina, un producto esencial para alimentarse.

El debate sobre las tablillas mesopotámicas
En algunas tablillas de arcilla de la antigua Mesopotamia quedó el registro de deudas. Según el historiador Niall Ferguson, algunos de esos objetos (más pequeños que el tamaño de una mano) eran en sí mismos una promesa de pago al portador de la tablilla o una especie de orden de compra.

En algunas quedó escrito que, por ejemplo, una deuda de cuatro medidas de cebada debía ser pagada al portador de la tablilla de arcilla, lo que en la práctica, transformaría a ese objeto en un tipo de dinero.

Algunas de las tablillas de arcilla usadas por los sumerios dejaron un registro de los productos de una comunidad o las transacciones comerciales.

Según argumenta Eckart Frahm, profesor de Lenguas y Civilizaciones del Cercano Oriente de la Universidad de Yale, los comerciantes mesopotámicos ocasionalmente usaban formas de dinero más «virtuales» que los tradicionales metales.

«Las empresas comerciales a larga distancia de los comerciantes asirios de los siglos XX y XIX a. C., por ejemplo, documentadas por unas 24.000 tablillas de arcilla de la ciudad de Kanesh en el centro de Turquía, incluyen elementos modernos como cheques al portador».

«El pago se hacía a la persona que sostenía el cheque, el cual venía en forma de tableta de Kanesh», apunta.

Pero no todos comparten esa visión del uso de tablillas mesopotámicas como forma de dinero.

Nicholas Postgate, arqueólogo de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, y exdirector de la Escuela de Arqueología Británica en Irak, argumenta que en el contexto de Mesopotamia, las tablillas de arcilla incluían registros de transacciones, pero no se usaban como monedas.

«Lo más cercano que tenemos al dinero, pero mejor decir moneda, es la plata junto con la cebada».

Lo mismo plantean investigadores como Jacob Dahl, profesor de Asiriología en la Facultad de Estudios de Asia y Medio Oriente de la Universidad de Oxford, Reino Unido.

«Las tablillas cuneiformes no funcionaban como dinero. Tenían documentos de préstamo que obviamente podrían valer el dinero prestado y el interés, y en los períodos posteriores de la antigua Babilonia y la antigua Asiria había pagarés», argumenta.

En esa época, agrega, la plata funcionó como un medio de intercambio bastante parecido a lo que podría pensarse como dinero, «pero como nunca estuvo respaldado por un banco central o un Estado, aún no puedes llamarlo dinero».

La primera moneda acuñada oficialmente
Las primeras monedas oficialmente acuñadas por un gobierno habrían aparecido alrededor del año 640 a.C. en Anatolia, actualmente Turquía, con el sello del rey Aliates de Lidia.

Esta moneda, el estatero lidio, fabricada comúnmente con una aleación de oro y plata conocida como electro, fue más antigua que las monedas acuñadas en China, India, o en civilizaciones como las de los egipcios, los persas, los griegos o los romanos.

La primera moneda acuñada oficialmente por un gobierno fue el estatero lidio en Anatolia, actualmente Turquía.

La acuñación de monedas tuvo éxito por su durabilidad, la facilidad para transportarlas y porque tenían un valor propio.

Al volverse tan eficientes y valiosas, se convirtieron en un instrumento de control político. Facilitaban el cobro de impuestos para mantener a las élites, permitían financiar a los ejércitos y expandir el comercio más allá de las fronteras.

Junto a las monedas siguieron utilizándose otras formas de dinero. De hecho, la palabra salario viene del latín salarium, cuyo origen está en la sal. En la época del Imperio Romano, a los soldados y funcionarios públicos se les pagaba con sal, un producto muy valioso que servía, entre otras cosas, para conservar los alimentos.

Algunas de las monedas antiguas son tan raras como hermosas y, gracias a que se han mantenido en el tiempo, entregan valiosa información a los estudiosos de las civilizaciones previas a nuestra era. Una de ellas es el Tetradracma de plata acuñado en Atenas, hacia el 450 a. C., con una lechuza, emblema de la diosa Atenea.

Tetradracma de Atenas del siglo V a.C.

La llegada del billete de papel: el jiaozi chino
¿Y cuándo surgieron los billetes? Durante mucho tiempo, la unidad monetaria básica en China fueron las monedas de cobre o de bronce con una perforación cuadrada en el centro, que les permitía colgarlas en un hilo formando una cadena.

Pero en la medida que los viajes y el comercio fueron expandiéndose, también aumentó aceleradamente la demanda por monedas para realizar las transacciones. Hubo una época en que el cobre comenzó a escasear, pero aún más importante, los gobernantes se dieron cuenta de que era clave mantener el control de las divisas.

Como no querían que sus valiosas monedas se filtraran hacia tierras extranjeras, impusieron una regla: solo se podían usar monedas hechas de hierro.

Monedas chinas acuñadas por la Dinastía Song.

Pues bueno, las monedas de hierro eran tan pesadas que ni las mulas ni las carretas con bueyes resistían tanta carga cuando había que hacer grandes transacciones.

Imagina que, por un puñado de plata, te daban un saco gigante de monedas de hierro, tan grande como el cuerpo de una persona.

Habrían sido los comerciantes quienes primero comenzaron a experimentar con «instrumentos financieros» de papel para evitar el traslado de grandes cantidades de monedas.

El jiaozi chino es considerado como el billete más antiguo de la historia.

Fue durante la dinastía Song, alrededor del año 1.000 de nuestra era, en la provincia de Sichuan, que el imperio emitió oficialmente el primer papel moneda del mundo, el jiaozi, fabricado a partir de la corteza del árbol de la mora.

Desde ese entonces, los mercaderes dejaron de utilizar sus propios pagarés y los gobernantes tomaron el control del sistema convirtiendo al jiaozi en un billete oficial.

Tan oficial como el dólar cuando se convirtió por decreto en la moneda de Estados Unidos en 1792.

Las negociaciones que dieron origen a la supremacía del dólar
Cuando la Segunda Guerra Mundial estaba llegando a su fin, los gobiernos aliados se dieron cuenta de que tenían un problema: las economías estaban devastadas y se preguntaban con qué moneda se haría el comercio internacional cuando comenzara la reconstrucción.

Fue entonces cuando los representantes de 44 países se reunieron durante 22 días en julio de 1944 en el hotel Mount Washington, en el pueblo de Bretton Woods, Estados Unidos, a negociar el futuro de las finanzas y el comercio de la posguerra.

Representantes de 44 países se reunieron en Bretton Woods. En el centro, el economista británico John Maynard Keynes.

Los países europeos llegaron a la reunión con profundas carencias económicas y Estados Unidos con las mayores reservas de oro del mundo.

Fueron 22 días de reuniones con intensas luchas políticas que se desarrollaban en los salones durante el día y en el bar del hotel «The Moon Room» en la noche, entre whiskies y puros, según cuenta Ed Conway, en su libro «La Cumbre».

Dos hombres se enfrentaron en un duelo intelectual casi a muerte: el británico John Maynard Keynes (con su utópica idea de crear una moneda común para todo el mundo llamada «bancor») y el estadounidense Harry Dexter White, del Departamento del Tesoro, quien terminó ganando la batalla.

Al final de Bretton Woods, quedó establecido que el dólar estadounidense sería la moneda para hacer las transacciones internacionales. Y las dos instituciones que se crearon en aquella reunión, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, realizarían préstamos en dólares a los países con problemas económicos tras el fin de la guerra.

Quién se imaginaría en esa época que de las negociaciones hechas en un hotel medio perdido en las montañas, se gestaría la arquitectura de las finanzas inernacionales que persiste hasta nuestros días.



Últimas Noticias