sábado, 20 de julio de 2024

El presidente de la COMARCO (Cámara Argentina de la Construcción) , Gustavo Weiss, rechazó la posibilidad de hacer obra pública por fuera del Estado nacional o provincial, porque según él las obras de infraestructura no tienen interés económico para un privado, tal lo señala un cable de Telam.

“La inversión privada en el total de la infraestructura de un país no excede el orden del 7% o se puede llegar a un 15% con distintas modalidades pero el resto es inversión pública, porque el grueso de las obras de infraestructura no tienen interés económico para un privado“, dijo Weiss.

Todo parte tras la decisión del gobierno nacional de que el sector privado se haga cargo de la inversión de riesgo y no trabajar con la plata del Estado como sucede hasta ahora, licitan de manera trucha, fijan un precio que no se respeta, nadie controla, las obras se hacen mal o no se hacen y se establecen redeterminaciones que no se publican y llenan los bolsillos de empresarios y funcionarios corruptos, como ha pasado hasta el presente.

Con este nuevo modelo, los empresarios argentinos deciden no jugar, entonces el gobierno deberá convocar a empresas privadas extranjeras para que se hagan cargo de las obras de aquí en adelante. Es la única solución a la autoexclusión de las empresas argentinas nucleadas en la Cámara Argentina de la Construcción, dirigida por la UOCRA de Gerardo Martínez, aunque las autoridades que dan la cara sean otras.

En Santa Cruz hay dos obras que son ícono de la corrupción y del modelo prebendario y de saqueo de los fondos públicos: Represas sobre el río Santa Cruz y la autovía Caleta-Comodoro.

No vamos a decir nada que no hayamos dicho de estos nichos de corrupción. Hemos confeccionado decenas de notas con datos, denuncias, documentación y todo tipo de información sobre ambas obras y nunca un gobierno, sea kirchnerista o macrista, se ocupó de investigar, por el contrario, en el caso de la autovía tres veces les dieron la ejecución a CPC de Cristóbal López.

Acabo de recorrer el tramo Caleta-Comodoro y la nueva cinta asfáltica que están haciendo para abrir la autovía ya está roto, descalzado en partes, tiene deformaciones y pozos y aún no está inaugurada. Es decir, estamos igual que antes, solo que con un gasto miles de veces mayor, que tanto el gobierno de Mauricio Macri, como el anterior de Fernández y Cristina, licuaron de las arcas públicas para compensar al empresario amigo, Cristóbal López, por el juicio de los 8 mil millones de pesos que se robó por los aportes que retuvo y no depositó por la venta de combustibles.

En la asunción del gobernador Claudio Vidal, Cristóbal López estuvo invitado como espectador de primera fila. Cuando uno ve las manifestaciones de la Cámara de la Construcción y la actitud de empresarios como el zar del juego, entiende que este país está lleno de especuladores, corruptos y oportunistas, que si no viven de la teta del Estado, no pueden sobrevivir por medios propios.

Fuente: Agencia OPI Santa Cruz

Compartir.

Dejar un comentario