sábado, 22 de junio de 2024

En la previa a las primarias abiertas simultáneas y obligatorias (PASO) del domingo, los principales actores del mercado y el sector empresario operan bajo la premisa de que la fuerza con más votos será Juntos por el Cambio -y el liberalismo en una imagen más amplia si se tiene en cuenta a Javier Milei- mientras que el oficialismo apuntará el domingo a seguir siendo competitivo de cara a octubre.

La expectativa de base del mercado internacional -y también el local- es que “a la oposición le vaya mejor de lo esperado, pero la situación es muy incierta y sensible al mercado”, indicó un informe del Instituto de Finanzas Internacionales (IFF).

“La elección primaria es crítica, como lo fue en 2019 cuando marcó el final de la reelección de Macri”, advierten, y reconocen que desde el punto de vista del mercado “un desempeño del gobierno actual mejor de lo esperado podría empeorar drásticamente el panorama económico de Argentina”.

Las tres variantes que pueden ser disruptivas son, por un lado, “un resultado donde Unión por la Patria quede más cerca de Juntos por el Cambio, que sería leído como disruptivo contra el escenario base. La segunda cuestión para el mercado es cuánto saque Javier Milei. Y el tercer punto es quién gane la interna de JxC. No necesariamente es disruptivo pero es parte de la lectura de cara a las generales”, en función de cómo se trasladan los votos, explicó el economista y director de EPyCA Martin Kalos.

El desembolso del FMI
En cuanto a la tensión cambiaria, a la espera de la llegada del desembolso del Fondo a partir del 21 de agosto, Kalos indicó que es el menor nivel de disponibilidad de reservas para eventuales intervenciones en el mercado cambiario porque se abonaron los pagos al FMI.

“Estamos a la espera del desembolso para recomponer las reservas. Una parte de esos 7500 millones que va a girar el FMI se va a usar inmediatamente para repagar al Banco de Desarrollo de América latina (CAF) y a Qatar pero otra parte va a ir a recomponer las reservas. Eso va a dar un poco más de margen de intervención eventualmente”.

“No es que necesariamente tenga que intervenir con las reservas, sino que le da la posibilidad al BCRA de decidir usarlas. Hoy no tiene el volumen para una intervención fuerte y por eso la situación es más frágil que nunca en los últimos tiempos”.

Para el IIF, el arduo acuerdo con el FMI “pospone las decisiones difíciles hasta después de las elecciones” y las “políticas fiscales y monetarias laxas ha llevado a un gran déficit de financiación externa este año, que estiman en u$s 16.000 millones”.

En ese marco, también Héctor Torres, ex representante ante el Fondo, coincidió en que las vacaciones de verano del board, por lo que se espera que los giros lleguen en la semana del 21 de agosto, “sirvieron de excusa para que la Argentina posponga medidas para después de las PASO”.

Torniquete a las importaciones
Los analistas internacionales avizoran “una compresión de las importaciones de dos dígitos en el segundo semestre y ningún nuevo financiamiento del FMI”. Estiman la compresión de importaciones de 12% en la segunda parte de 2023, para reducir las pérdidas de reservas.

Los empresarios ya acusan que “se cortó el financiamiento” para las compras al exterior mientras que se achican stocks y el cambio de sistema para incluir el impuesto PAIS en las importaciones paralizó operaciones en los últimos días.

Volatilidad y medidas después de las PASO
Un mejor resultado de la oposición “mejora drásticamente el sentimiento del mercado” mientras que un mejor desempeño del oficialismo “alimentaría las turbulencias macroeconómicas”, agregó el IFF. Sin embargo, los analistas aclaran que “un margen de victoria de un solo dígito no sería concluyente, lo que dejaría al partido gobernante aún competitivo para las elecciones”.

Si el Gobierno se mantiene competitivo, el resultado debería “proporcionar incentivos para que el gobierno realice en silencio algunas correcciones de política para mantener a flote el programa del FMI”, advierte el análisis a cargo de Martín Castellano y María Paola Figueroa para el IFF.

Mercado y empresarios esperan que a partir de una nueva gestión se genere una renegociación de la deuda para ampliar los plazos de pago. Los vencimientos del próximo año llegan al 6% del PBI, mientras que advierten que se deben generar las condiciones para volver al mercado voluntario de deuda incluso antes de lo previsto en el acuerdo con el Fondo.

Compartir.

Dejar un comentario