jueves, 22 de febrero de 2024
Llegada del tren el 25 de mayo de 1945. Foto: Celso Rey García

El 25 de mayo de 1945, cuando la patria se viste de gala para festejar el magno acontecimiento de 1810, nuestra localidad agregó otro motivo de júbilo con la inauguración del ferrocarril en el ramal El Maitén-Esquel. La locomotora penetró engalanada con banderas argentinas, llevando sus estridentes pitadas, el anuncio de una era de mayor progreso.

La obra, de 402 kilómetros de extensión, tiene más de 600 curvas, con radios variables de hasta 150 metros, con rampas y pendientes que oscilan a más de 14 por mil, dada la gran extensión del ramal. Cruza terrenos de diversas naturalezas geológicas. Tiene un sinnúmero de obras de arte en todo género y se están construyendo en todas las paradas viviendas adecuadas para funcionarios y obreros.

La Ley N° 5559 autorizaba al Poder Ejecutivo Nacional a estudiar, construir y explotar el Ferrocarril desde San Antonio al lago Nahuel Huapi y autorizaba también cualquier ramal cuya construcción considere conveniente el Poder Ejecutivo

Por decreto del Poder Ejecutivo, el 7 de noviembre de 1922, dictado en acuerdo de ministros, se dispuso la iniciación de la obra. Trabajándose en ella en los años 1922 a 1926 inclusive, y en 1929, fecha en que se paralizaron los trabajos, habiéndose ejecutado los movimientos de tierra, enrieladura y telégrafo hasta el kilómetro 40 y 16 kilómetros de tercer riel entre el empalme y la estación Ingeniero Jacobacci (kilómetro 448).

Corresponde gran parte de esta obra al empeño personal del ingeniero Bruno Thomas, quien dirigió la mayor parte del trabajo. Continuó el ramal el ingeniero Adolfo Kirkerup, más tarde el ingeniero Martínez y actualmente el ingeniero Carlos Goldenhorn Bedbeder.

El 30 de septiembre de 1933 fue promulgada la ley 11.735, la cual acordó fondos para la construcción de desvíos y ramales. En la distribución hecha de esos fondos se asignó la partida del ramal Esquel, prosiguiéndose los trabajos. La ley 12.299 del 9 de septiembre de 1936 acordó nuevamente una partida global para ejecución de varias líneas, en cuya distribución se incluyó la construcción de la línea Esquel.

Los estudios previos

En abril de1922, la Administración de los Ferrocarriles del Estado designó una comisión para efectuar el estudio de un ramal de trocha de 075 m. saliendo de Nahuel Niyeu que debía llegar hasta Epuyén.

Estudios posteriores realizados en 1933 permitieron reconocer la conveniencia de cambiar fundamentalmente los trazados anteriores a fin de acercarse más a la cordillera y a los valles adyacentes por ser esa región más productiva y ofrecer mejores perspectivas.

Para estos estudios se efectuaron reconocimientos aéreos entre Manuel Choique y Ñorquinco, completados con un levantamiento aerográfico que permitió la realización de los estudios definitivos en un tiempo mucho menor. Este nuevo trazado hacia el oeste permitía acercarse a la zona cordillerana, dirigiendo hacia Ñorquinco y Maitén, localidad esta última situada en el valle alto del Chubut, y a corta distancia de los valles de El Bolsón, Epuyén y Cholila.

Este cambio de rumbo, como se ha dicho, fue impuesto por la necesidad de acercarse a las zonas más productivas. Los estudios definitivos hasta Esquel fueron ejecutados durante el año 1937, estudiándose la bajada a la estación Esquel y ejecutando trazado y nivelación de poligonales, levantamientos taquimétricos para ubicación de obras, replanteo de vías y obras de arte, y confección de la documentación correspondiente.

Las características principales de este ramal son las siguientes:

Trocha económica de 0,75 m.

Longitud total 386,2 km.

Rampa máxima 15,0/ 00.

Ratio máximo de curva 125 m.

Vía riel de 15,36 kg por metro lineal y 1500 durmientes por kilómetro.

Extraído de El Diario de Esquel

Compartir.

1 comentario

  1. Mauricio Diaz on

    Mí abuelo materno, entre tantos otros, Pedro Grusauskas, ferroviario forma parte de la construcción y arribo del tren a El Maitén. Allí se radico y nació mí madre. Salud y memoria par aquellos hombres trabajadores, sufridos y bicionarios.

Dejar un comentario