La contraofensiva ucraniana sorprende a Rusia y da un giro a la guerra

Internacional - Noticias |


La guerra en Ucrania ha dado en las últimas horas el mayor y más inesperado vuelco desde la invasión rusa del país por tierra, mar y aire el pasado 24 de febrero. El ejército ucranio celebró este sábado su mayor avance en el terreno después de varios meses en los que las posiciones de los contendientes estaban estancadas. La orden de repliegue dictada por Rusia —la mayor desde la retirada de sus tropas de la periferia de Kiev en marzo— en varios puntos estratégicos de la franja oriental otorga un éxito militar sin parangón en la contraofensiva ucrania, que han aplaudido por su rapidez y sorpresa tanto Estados Unidos como el Reino Unido, dos de los mayores contribuyentes al rearme del ejército ucranio, que sin duda está dando sus frutos.

El Ministerio de Defensa ruso aseguró este sábado, sin embargo, que el repliegue de sus militares forma parte de su plan. “Para lograr los objetivos de la operación militar especial para la liberación de Donbás, se tomó la decisión de reagrupar las tropas rusas desplegadas en Balakleya e Izium para intensificar los esfuerzos en la dirección de Donetsk”, afirmó su portavoz, Ígor Konashenkov, que calificó la retirada como “medidas de distracción”.

La enorme pérdida de terreno rusa sufrida estos días contrasta con la pasividad mostrada por Putin, el hombre a cuyo hiperliderazgo han delegado los rusos toda decisión en las últimas dos décadas. El mandatario inauguró este sábado en Moscú “la mayor noria de Europa” mientras sus tropas abandonaban el nudo logístico clave de Kupiansk.

La zona liberada ahora de la ocupación en Járkov abre la puerta al ejército de Ucrania a afrontar con más garantías la batalla en Donbás. Sorprende, en todo caso, el rápido colapso de las tropas del Kremlin. “Los ucranios dieron una patada a la puerta y se vino el edificio abajo”, interpreta el analista de seguridad y defensa Jesús Manuel Pérez Triana, que tiene bien hechos los cálculos de lo que va logrando cada bando en las últimas semanas. Rusia conquistó 150 kilómetros cuadrados de Ucrania en julio, el equivalente a la superficie de Brooklyn (en Nueva York); en agosto fueron más de 400, y, ahora, los ucranios han liberado en menos de una semana casi 2.000 kilómetros cuadrados. “Ese tipo de cabalgadas llevándose a las fuerzas enemigas por delante varias decenas de kilómetros en un día es inusual. La magnitud del avance ucranio nos lleva a episodios históricos como la Operación Tormenta del Desierto”, afirma rememorando el avance de EE UU en 1991 contra Sadam Husein, el presidente iraquí.

A esos 2.000 kilómetros cuadrados se refirió este domingo el presidente ucranio, Volodímir Zelenski. “En estos días, el ejército ruso está dando lo mejor de sí mismo, mostrando su espalda”, ironizó.

A pesar de que era previsible el inicio de un ataque ucranio en Jersón, en el sur, el mando ruso no suspendió las maniobras Vostok 2022 en el extremo oriental del país, entre el 31 de agosto y el 7 de septiembre. Para no mandar un mensaje alarmista, se decidió reducir de 200.000 a 50.000 su número de participantes.

Estos ejercicios militares fueron dirigidos por el jefe del Estado Mayor ruso, Valery Gerasimov, cuya popular figura de antes de la guerra se ha apagado y ha desaparecido de los medios desde prácticamente marzo, una vez se estancó una ofensiva que parecía relámpago. En las maniobras también tomaron parte este pasado lunes tanto el propio Putin como el ministro de Defensa, Serguéi Shoigú. La frialdad de las imágenes mostradas de los tres durante los entrenamientos contrastó con la calidez y cercanía mostrada en ensayos de años anteriores.

Detrás de esa batalla por el control de Jersón podría haber alguna explicación para comprender el rápido colapso en Járkov, interpreta Pérez Triana. “Los rusos debilitaron su despliegue en el noreste del país para reforzar sus posiciones en la margen derecha del río Dniéper, anticipando la tan anunciada ofensiva ucrania” y “ese movimiento de fuerzas dejó un hueco que los ucranios han aprovechado”, señala.

La ofensiva ucrania de otoño (esta estación comienza en Rusia el 1 de septiembre) era esperada por muchos analistas y militares rusos. Uno de los más obstinados ha sido Igor Girkin Strelkov, el militar del servicio de inteligencia del ejército (GRU) que Moscú introdujo con un grupo de combate en la ciudad de Sloviansk en 2014 para fomentar una rebelión en Donbás con Kiev en pleno Gobierno interino.

Más armas
“En relación con esta brillante operación para transferir Izium, Balaklia y Kupiansk a los estimados socios ucranios (…) propongo entregar la región rusa de Belgorod a la ucrania de Járkov. De todos modos, ya disparan allí con la misma libertad que al otro lado de la frontera”, ha sido la última ironía en su canal de Telegram de un militar que ha exigido al Kremlin una movilización total desde primavera porque la alternativa “es la derrota”.

Pese a la superioridad que parece mostrar estos días, Kiev sigue reclamando a sus aliados el envío de armas. “Es crucial seguir enviando armas a Ucrania”, señaló Oleh Nikolenko, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores.

“La lección de los últimos días, más allá de la toma de decisiones particulares, debería ser el cese de la formación desde cero de batallones de voluntarios en Rusia y la liquidación de los regimientos de movilizados de Donetsk y Lugansk. Es un gasto sin sentido de unos recursos humanos ya muy limitados”, criticó por su parte el conocido bloguero militar separatista Murz.

“Esperaba algo así. Los canales federales decían ‘No hemos agotado todavía nuestra capacidad ofensiva’, y este ‘todavía’ insinuaba que ello estaba a punto”, escribió por su parte en Telegram otro conocido comandante separatista prorruso, Alexandr Jodakovski. Uno de los pocos líderes locales de Donbás, Jodakovski advertía de que Rusia debe “atacar en algún lugar, en otra dirección, demostrando pensamiento estratégico”, o de lo contrario prevé que se produzca un estancamiento entre ambas partes sin poder ofensivo “y entonces comenzará la guerra principal: la guerra de las ideas y la guerra de las economías. Y el que sea más fuerte en esta guerra ganará”



Últimas Noticias