sábado, 18 de mayo de 2024

Tras la obtención de la Copa del Mundo con la albiceleste, la figura del astro rosarino se comercializa y tiene alta demanda a través de distintos productos culturales

Figura del ‘caganer’ de Messi que se ha convertido en un éxito de ventas en España.

 

El escenario es festivo y desolador en la calle Francisco I. Madero de Ciudad de México. La popular y turística vía se encuentra abarrotada de gente que hace sus compras en vísperas de Noche Buena. En medio del barullo y las luces navideñas, uno de los exhibidores de la tienda de Adidas irradia celeste y blanco a través de una pantalla. Es el comercial del multiverso de Messi, en el que el astro argentino juega un rondo con sus versiones de otros mundiales. La melodía que acompaña al rosarino y sus contrapartes es la inconfundible Live is Life, esa famosa canción que Maradona coreografió y con la que dio un espectáculo incluso antes de empezar el partido con su equipo, el Nápoles.

 

“Nanananana”. Ese fragmento del famoso coro de la canción de la agrupación Opus se fundía con el llanto de un pequeño. “Lo siento, pero está agotada”, alcanza a decir uno de los vendedores de la tienda. El padre del pequeño pregunta, “¿pero, les va a llegar más?”. “Todavía quedan existencias a través de la app”, le responde el vendedor, con cara de no poder hacer más. La realidad es que, días antes de la final ante Francia, la camiseta del Mundial de Lionel Messi, el 10 de la selección argentina, se encontraba agotada en todo el mundo, según dio a conocer en un comunicado la empresa alemana. Todo lo que tenga que ver con el astro rosarino se vende como pan caliente.

 

La realidad es que la camiseta de la selección argentina, al menos en la tienda Adidas de la calle Madero en Ciudad de México —la más grande de Latinoamérica—, se encontraba agotada desde el inicio del Mundial, según da a conocer un vendedor. Dice que durante la duración del torneo futbolístico fue llegando existencias a cuentagotas, pero de las 20 que ponían a la venta diariamente todas terminaban agotándose. “En este momento no tenemos stock físico de la camiseta para varones y niños en ninguna tienda”, agrega.

 

“Estamos trabajando para satisfacer la extraordinaria demanda de camisetas y pronto habrá más existencias disponibles”, le dijo Adidas a CNN en un comunicado un día después de la final. Sin embargo, la casaca albiceleste en la web de la marca deportiva alemana en Estados Unidos permanece con un aviso que dice “lamentablemente este artículo está agotado”. En las páginas de Argentina y México la camiseta volvió a estar disponible, aunque de momento limitada a algunas tallas y agotándose de nuevo poco a poco. Esta, sin la serigrafía en la camiseta, tiene un valor que oscila entre los 90 y 97 dólares, según el tipo de cambio. La estampa del 10 y el apellido de su portador cuesta 13 y 22 dólares, en México y Argentina, respectivamente.

 

Una camiseta con la imagen de Messi con la frase “Qué mirás, bobo” que hizo célebre durante el Mundial de Qatar.

 

Adidas ya dio a conocer que la nueva camiseta con las tres estrellas, cada una por los campeonatos obtenidos —1978, 1986 y 2022—, será lanzada el 28 de diciembre de este año, según un anuncio a través de su portal de Reino Unido. Sin embargo, el refrán “a río revuelto, ganancia de pescadores” no podría ser el mejor ejemplo de lo que algunas personas, en sitios de reventa como Ebay o StockX, están tratando de ganar, comercializando la camiseta desde los 240 hasta más de 2.000 dólares.

 

Pero el fanatismo que persigue al capitán argentino no solo gira alrededor de la pelota. Messi también se ha convertido en un avatar, una representación fotorealista de sí mismo en el mundo virtual, para el videojuego de guerra Call of Duty: Modern Warfare 2 y Warzone 2. Tres días después de la resaca por los festejos tras levantar la Copa del Mundo, el pasado 21 de diciembre, el astro argentino retomó las publicaciones en su cuenta de Instagram para dar a conocer que los tiros ya no solo los dará en la cancha de fútbol, sino también en línea en el videojuego de disparos en primera persona desarrollado por Infinity Ward.

 

El Paquete de Operador de Messi permite al usuario, a través de compras y mejoras dentro del videojuego, ponerse en la piel del 10 argentino para el combate bélico virtual, junto con sus armas exclusivas de color celeste y dorado con el logo del jugador. Las reacciones a su publicación no se hicieron esperar y el primer compañero de la selección argentina que respondió fue Emiliano Martínez, portero y una de las figuras de la final, diciéndole “te tuve que comprar”, acompañado de un emoji con corazones en los ojos.

Pero no solo la imagen de la figura argentina del Paris Saint-Germain ha sido motivo de venta de productos, también el temple que demostró durante el torneo fuera de la cancha, una cualidad que por muchos años le reclamaron sus detractores. El “qué mirás, bobo” del 10 al jugador neerlandés Wout Weghorst, en una entrevista tras finalizar los cuartos de final que enfrentó a Argentina frente a Países Bajos, se ha convertido en un peluche con la grabación de la frase, camisetas, tazas y otros productos que se pueden encontrar en comercios formales e informales en toda Latinoamérica.

 

En España, el caganer de Messi, una figura tradicional representada en el acto de defecar que aparece en los pesebres de regiones como Cataluña, la Comunidad Valenciana y las Islas Baleares, se ha convertido en el más vendido durante la temporada navideña. La empresa Caganer, quienes fabrican esta figura artesanalmente, también han rendido su homenaje al argentino tras consagrarse campeón del mundo, sumándolo a otras famosas figuras como la de Volodimir Zelenski, presidente de Ucrania, o la cantante Shakira, por mencionar algunos.

 

Un aficionado argentino se prueba una réplica de la túnica que recibió Messi del emir Qatar antes de levantar la Copa del Mundo.

 

Mientras, en Doha, Qatar, a 5.000 kilómetros de distancia de Cataluña, en la tienda Al Salim, el bisht, el manto que el emir de ese país le puso a Messi minutos antes de levantar la Copa del Mundo, se ha convertido en una prenda cotizada. De vender ocho a 10 de esas piezas al día, la venta subió a alrededor de 150, incluyendo réplicas de la túnica que portó La pulga. Todo parecía indicar que la carrera del rosarino comenzaba a entrar a su ocaso, pero con el ascenso del capitán argentino a la categoría de las más grandes leyendas del fútbol y con una posible renovación por un año más en el París Saint Germain en el horizonte, todo parece indicar que hay Messimanía para rato y está desatada.

Fuente: El País

Compartir.

Dejar un comentario