miércoles, 6 de diciembre de 2023
El 12 de agosto de 1806, Liniers avanzó sobre la ciudad desatando una batalla campal en distintas calles de Buenos Aires, hasta acorralar a los británicos en el Fuerte de la ciudad. Primero fue tomada la iglesia de la Merced, ubicada a pocos metros de la plaza Mayor, y desde el atrio del templo se lanzó la ofensiva al Fuerte. También salieron a la calle centenares de voluntarios organizados y entrenados por Álzaga. Los prisioneros ingleses fueron custodiados y llevados por las tropas hasta la ciudad de Tucumán.
Beresford se rindió y firmó la capitulación el 20 de agosto de 1806.
Por Miguel Ángel Martínez
Compartir.

Dejar un comentario