jueves, 22 de febrero de 2024

Por requerimiento del señor presidente del Automoto Club Puerto Madryn, señor Mario Radonich y darme el gusto de ejercitar mi memoria para reconstruir la historia del automovilismo deportivo de nuestra ciudad, Puerto Madryn, es que me pongo a redactar lo siguiente:

El primer circuito fue trazado a desmonte y como se pudo, en 1940, sin ninguna máquina, a pulmón. Lo conocí cuando se impulsó la actividad nuevamente (digamos post-guerra), estaba ubicado entre lo que es la calle Estivariz y la base de Aeronaval Almirante Marcos A. Zar (a quien conocí personalmente). Luego, esta base fue “trasladada” a Trelew por “estrategia militar” o bla bla (otra historia).

En ese circuito se hicieron las primeras carreras en las que participaban casi todos los Ford modelos T y quienes lo piloteaban eran los pioneros del automovilismo de esa época. De los más viejos, Pedro Corradi, José Herrada, Porta y otros más de Madryn, Trelew, quizá  Pirámides (que fue más poblada que Madryn en orígenes), a quienes se le sumaron apellidos como los hermanos Meisen, Sancha, Barbudo y Caddeo, quienes, como lo comento al principio, reactivaron este “espíritu fierrero” y en la búsqueda de escenarios para la actividad, fue que conocí y relaté estas memorias.

En esa búsqueda del lugar para hacer el “nuevo” circuito, ya participaba yo entre otros, y fue que cedido el lugar elegido por el dueño, el mismo se llamó circuito Julio San Miguel (Viejo), estaba ubicado donde hoy está el complejo Fabril Aluar, o sea, en la Ruta N° 1 (antes del ripio) yendo a Pirámides a la izquierda después del “Bajo de la Quema”, antiguo basurero local.

 Este circuito se usó por muchos años. Fue también producto de esfuerzos sin medios, o muy precarios, como niveladora tirada por tractor o camión, rastra hecha con rieles y cadenas, y ¿agua? dulce, poca y nada, y de mar muy poca, como cargarla y transportarla así que por lo que se podrá apreciar e imaginar en qué condiciones y con cuántos esfuerzos se hacían los espectáculos, aunque en forma esporádica. Para estas fechas estaban los ya nombrados más “Nino” Violi, Alberto Barletta, Masón, Kalvitski e hijo, de San Antonio; de Madryn, Quintana, González, “Lito” Taules y otros de Esquel, “Pepe Ruso” (José Vázquez), “Cholo” Tandil, Logrero, García, “Acha Brava”, Abrayi, “el viejo Díaz”, hermano del “Tincho”, para no olvidarme, Hernán Nazar (el turco), Ruiz de coordinador Fernández (Mata Siete) y yo, entre otros en esa época con reglamento llamado mecánica cuatro cilindros hasta el año 1928, que podían ser mono o biplazas. Había de ambos y varias marcas predominando, como siempre Ford y Chevrolet.

En ese circuito, al que siempre se trató de mejorarlo (casi en vano) mediante reformas, se llegó a correr en varias oportunidades con los recién nacidos Kart producto USA, en su especialidad y también motos que comenzaron a verse en cierta cantidad como para poder competir. Si bien en nuestra ciudad siempre hubo motos recordadas por quienes, entre otras cosas, dormían la siesta o pretendían, ellos eran Ricardo Barbudo, Hermanos Meisen, “Manolo” Rodríguez, Alfredo Izco, Derbez, Gambi, Beloso y otros con marcas BSA, Norton, Harley, Indian, HRD, Ariel, etc. Casi todos 500 centímetros cúbicos. Entre los que comenzamos a competir yo también estaba con o entre muchos más de aquí y la zona junto a “Truchín” Fernández (el Sordo), Fassio, Ruiz, Bimboni, Loureiro, Gómez, Meisen, Pallardó, “Puchero” de la Vega, “El Vasco”, Ercoreca y muchos más que se fueron sumando a la actividad creciente por el ingreso de motos al sur del Paralelo 42 y la fabricación nacional como Zanella, Rumi, Gilera, Puma, Guzzi, entre otras.

Pero como lo que mencioné al principio, en cuanto a mantener o lograr un buen escenario para la actividad, siempre fue complicado por eso es que se trasladó a lo que se llamó Circuito “Las Piedras”, en adición a estar justamente en cercanía a Playa Las Piedras.

En este circuito se hicieron varias carreras de Ford Modelo T Standard y mejorado ya que venía corriéndose en el valle de Trelew, Gaiman, Dolavon y rutas como la denominada “Vuelta sda de la Bandera” alrededor del 20 de junio y en su memoria también se corrió una carrera, como las primeras de Fiat 600.

Más allá que les ubique el lugar en este circuito para determinarlo bien les digo que estaba frente a la anterior (hoy Aluar) y de la Ruta N° 1 hacia la playa, “pudiendo” en ese entonces usar “la dicha ruta” como recta principal y no les quedaba dudas que fue el mejor piso logrado (en 1968) en que estas categorías posteriores a la “mecánica modelo de 1928”. Se adhirieron a varios ya conocidos pilotos como Rómulo, Fanelli, Tasso, San Cristóbal, “Truchín” Fernández, hermanos Ebene, Mayo, el recordado por más veterano “Casualidad” Humberto Remussi, Audelino Valdez, “Quique” Gómez, Ramón Artiles, Doctor Panza, después José Guerrero, Rave, Ercoreca y muchos otros en Fiat 600 como Ruiz, Ercoreca, Ebene, Hermanos Abdala, Bustelo, Sancha y otros pioneros con reglamento “bastante libre”;  de esta a posterior fue la gran categoría zonal de Fiat 800cc Standard mejorados que fue escuela de muchos de nuestros medios como Abdala, Mayo y otros tantos.

Fragmento tomado de un escrito de Óscar Ebene, del libro de

Compartir.

Dejar un comentario