Oro Blanco en Argentina: ¿por qué el litio es el mineral estrella del momento?

Nacionales - Noticias |


Litio. El mineral se ha convertido en un recurso clave para la transición energética.

Probablemente si nos preguntaran quién fue Johan August Arfwedson, la mayoría de nosotros desconoceríamos la respuesta. El susodicho fue un químico sueco que en 1817 descubrió el litio, el mineral estrella del momento. Su estelaridad responde a su potencial en términos económicos y ambientales, dos intereses tradicionalmente contrapuestos pero que encuentran en el litio una oportunidad de compatibilizarse estrechamente, quizás como nunca antes.

A continuación ofrecemos una descripción de la industria del litio para comprender la importancia estratégica de este recurso.

El mineral del momento
La transición energética se plantea como el reemplazo del actual sistema energético basado en fuentes no renovables por otro basado en fuentes renovables. ¿Entonces por qué un recurso finito, como el litio, es presentado como un elemento esencial para emprender y consolidar la mencionada transición energética a nivel global? Porque se utiliza principalmente en la elaboración de baterías recargables de ion-litio (71% del total de usos del litio en 2020), las que posibilitan hacer más “limpias” muchas de las actividades económicas, fundamentalmente el transporte, reduciendo el uso de combustibles fósiles. La combustión de estos últimos es la fuente número uno de dióxido de carbono, el más importante de los gases de efecto invernadero.

Industria del litio en Argentina. La planta de Sales de Jujuy en el salar de Olaroz, en la provincia argentina de Juju

De esta manera, las baterías de ion-litio (y, por transición, el litio) resultan trascendentales en los esfuerzos destinados a mitigar el acuciante calentamiento global, ya que permiten proveer de electricidad a vehículos a partir de fuentes de energía renovables (por ejemplo, hidroeléctrica, solar o eólica) en lugar del uso de combustibles fósiles. Además, «un rasgo importante a tener en cuenta es que el 95% del litio que se utiliza en las baterías es reutilizable», de acuerdo con el Informe Litio de la Secretaría de Minería de la Nación.

De acuerdo con The Wall Street Journal, los vehículos totalmente eléctricos representaron el 10% de todos los autos nuevos vendidos en 2022 a nivel mundial, una participación de mercado nunca antes registrada. Ello significa que 7,8 millones de vehículos enchufables fueron vendidos en todo el mundo el año pasado, lo que representa un incremento interanual del 68%. El dato es más elocuente si se considera que las ventas mundiales de vehículos en general se redujo un 1% en 2022 respecto de 2021.

Más que graficar la actualidad, estos datos ilustran el futuro no solo de la industria automotriz, sino también de la del litio, que cobra un papel cada vez más preponderante en la sociedad moderna y cuya demanda global aumenta en consonancia con las tendencias descritas.

Esta mayor demanda se traduce en mayores precios. De acuerdo con usfunds.com, en 2022 y por segundo año consecutivo el litio fue el commodity de mejor desempeño, es decir, el recurso natural cuyo precio internacional más se incrementó. En 2022 la suba interanual registrada fue del 72,49%, y en 2021 había sido del 442,80%. Sin embargo, en las últimas semanas el precio del litio se alejó de su máximo histórico ante proyecciones de que los recortes de subsidios a los autos eléctricos en China reduzcan su demanda en el que es el mayor consumidor mundial de esos vehículos.

La situación en Argentina
De acuerdo con datos de Statistical Review of World Energy, en nuestro país se encuentra el 10,9% de las reservas mundiales de litio, ubicándose en el tercer puesto del ránking por países, sólo detrás de Chile y Australia. El litio de Argentina se encuentra en las provincias de Jujuy, Salta y Catamarca, depositado en salares. Respecto de la otra fuente de explotación de litio (las pegmatitas), los salares son menos costosos pero tienen una elasticidad menor porque el proceso de extracción empleado (mediante piscinas de evaporación) es más largo y lento.

En 2021, Argentina produjo el 5,6% de todo el litio del mundo, según Statistical Review of World Energy. Eso equivale a 6.000 toneladas producidas y representa un incremento anual promedio del 7,3% entre 2011 y 2021. Si bien esa tasa de crecimiento es menor que la observada en otros países, en Argentina hay actualmente seis proyectos de litio en construcción, dos en etapa de factibilidad, tres en prefactibilidad, cinco en evaluación económica preliminar y veinte en etapa de exploración avanzada, según Forbes. Por tal motivo, se prevé que Argentina pasará de ser el cuarto productor mundial de litio, como es actualmente, a ubicarse en el podio en el corto o mediano plazo.

Esta actividad extractiva tiene un rol cada vez más importante en las cuentas externas de nuestro país. De acuerdo con datos de la Dirección de Transparencia e Información Minera, en los primeros 11 meses de 2022 Argentina exportó litio por un total de 620 millones de dólares, un 235% más que en igual período del año pasado. Otro dato para dimensionar este fenómeno es que el anterior récord de exportaciones anuales había sido de 255 millones de dólares en 2018. Faltando contabilizar diciembre, las exportaciones de 2022 ya son un 143% mayores que aquella marca.

Si bien en esos mayores montos de exportación hay una notable ponderación de los incrementos de precios, también se observan aumentos en los volúmenes exportados. En particular, de enero a noviembre del año pasado las cantidades de litio enviadas al exterior se incrementaron interanualmente en un 4,5%, según informó la Dirección en su reporte mensual.

La industria nacional del litio es materia de nutridos debates. En Argentina el proceso de exploración y explotación del litio está principalmente en manos privadas, y las empresas a cargo son mayormente de capitales extranjeros, según la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM). Esto contrasta con lo que sucede en Bolivia, donde el litio es considerado un mineral de utilidad pública que debe ser explotado por el Estado. Sin embargo, el desarrollo de la industria del litio en ese país acusa un retraso muy significativo, con muy reducidos niveles de producción.

Otro tema de debate es sobre la agregación de valor al mineral. Si bien la obtención del litio demanda de complejos procesos químicos, se plantea como deseo y necesidad la profundización de su industrialización llegando, por ejemplo, a la fabricación de baterías de ion-litio.

Con respecto a los dos últimos tópicos planteados, cabe mencionar que a finales de 2022 YPF Tecnología (Y-TEC) inició en conjunto con Catamarca Minera y Energética (CAMYEN) la exploración de litio en esa provincia. Se trata de la primera incursión de una empresa nacional en un proyecto litífero en nuestro país. Asimismo, Y-TEC está al frente de la construcción de fábricas de baterías en Argentina.



Últimas Noticias