sábado, 22 de junio de 2024

Eran desagradables las comisarías de la época de la policía de uniforme colorado: construidas en barro o chapa, sin forrar, reducidas y endebles con puertas comunes por lo tanto muy fáciles de escapar. Pero esto último se subsanaba con el uso de la barra, que consistía en una larga barra de hierro colocada lo largo de la pared y provista de 3 o 4 grillos de acero, en los cuales metían los pies de los detenidos díscolos que quedaban tendidos de espalda al piso de tierra del calabozo y con las piernas un tanto levantadas sujetas por los grilletes. La barra, por ser siempre bajo techo, resultaba un tanto más “humana” que la antigua y célebre “estaqueada”, que en esos años aún se solía usar en algunas comisarías de campaña. Corrían los años de Garat, el primer comisario, y luego de este Porcel, Schulz, Ariza, Basualdo, etc.

Por el reducido espacio de la comisaría, cuando por hechos menos graves, tales como la ebriedad, desorden o desacato se aglomeraban muchos detenidos y no había lugar en los calabozos, se suplía ese problema de “espacio vital”, atando a los detenidos en el patio de la comisaría, a veces con sus propios lazos y como tenía un cerco de alambre, todo el pueblo podía ver desde cerca o lejos quienes estaban atados. A veces solía haber 3 o 4 entonces la comisaría tomaba el aspecto de un boliche de campaña con los caballos atados al palenque y sus dueños tomando las copas y jugando en su interior. Solo que en las comisarias los hombres hacían de caballos al palenque, donde a veces pasaban la noche, y en ese caso ese detenido al día siguiente debía soportar las bromas de sus compañeros de tropa, quienes lo apodaban “El Nochero”, haciendo alusión a la costumbre que se tenía cuando se iba viajando con tropas de chatas y carretas en que cada noche se dejaba un caballo atado en el campamento para salir de él a la madrugada siguiente, a buscar la caballada y al cual se denominaba “Nochero” porque debía pasar la noche al palenque.

Cómo se reclutaba la policía

Era muy fácil en esos años sentar plaza en la policía, casi en su totalidad extranjera en lo referente al personal de tropa. Una persona que estuviera detenida o llegara a cumplir alguna condena, hasta tanto lograra una ocupación mejor o pasara el invierno, directamente ante el comisario, solicitaba plaza de policía y casi siembre era incorporada de inmediato, mientras se realizaban los trámites en la Gobernación.

Ya he relatado el caso de un caballerizo de nacionalidad chilena, con  58 años de edad, que, despedido por su patrón en el camino debido que no servía para trabajar y por eso le hizo morir el caballo cadenero, regresó a pie hasta La Mata y consiguió entrar de milico en solo dos días. Y el de un italiano, que mientras llevaba a un detenido y este le preguntaba por qué causa lo detenía, él le contestaba con energía: “TATE CHITTO, PORCO CANE, IO TE PORTO PER DESACATATTO”

Compartir.

1 comentario

  1. Indio chirola on

    No tiene sentido EL PARO NO SIRVE PARA NADA NI ANTES NI AHORA (CON LOS PERONISTAS !!!SILENCIO HOSPITAL) principalmente LOS MOYANO LOS DAER por qué afanaban libremente AHORA NO ES POR LOS POBRES NI POR LOS TRABAJADORES NI POR LOS JUBILADOS !!!!ES POR ELLOS PIR QUE SE LES corto el chorro) HIPOCRITAS DELINCUENTES

Dejar un comentario