sábado, 22 de junio de 2024

Al referirme al deporte del tenis diré que se comenzó a practicar por primera vez en nuestro medio allá por el año 1918, por iniciativa del Dr. Héctor Ramírez Calderón, quien en el patio de su casa ubicada en Pellegrini casi San Martín, hizo construir una cancha reglamentaria, de polvo de ladrillo, donde sus amistades se reunían para practicarlo. Contaba para ello con el entusiasmo y dinamismo de su amigo el señor A. Thom Morris (Gerente del Banco Anglo Sud Americano). A ellos dos se debió el nacimiento de la práctica del tenis en la zona. En esta cancha se jugó por muchísimos años y recién fue abandonada en 1940, cuando el club construyó sus propias canchas en el baldío que existía detrás del salón San David, en Belgrano al 400.

En ese entonces la cantidad de aficionados era relativamente escasa, siendo su mayoría personas llegadas de otras partes, a los que se fueron agregando vecinos locales.

Pero aún el circulo no se fue agrandando y su práctica llegó a estar bien pronto, dirigida por el Club Social de Trelew, sin existir una comisión directiva como sección de tenis, el que en noviembre de 1921 construyó su propia cancha, en un solar contiguo a la sede del club, en Mitre y San Martín, lugar donde se jugó al tenis por algunos años.

Al finalizar el año 1922 llega a Trelew el personal de los FF.CC. del Estado, alguno de los cuales comenzaron a jugar al tenis en el Club Social, por lo que el entusiasmo aumentó entre los aficionados e hizo concebir la posibilidad, de fundar un club dedicado exclusivamente al deporte blanco. La idea fue tomando cuerpo y para concretarla, se reunieron el 3 de octubre de 1923 en el Bar Los Muchachos, ubicado en 25 de Mayo y Rivadavia. A esta reunión se invitó por nota, ya que se deseaba dejar constituido el club, nota ésta que estaba firmada, entre otros, por los aficionados señores J.F. Oscar Frey, Antonio Denadei, Ricardo Valsecchi, Elwyn Pritchard, Jorge Thomas, Eirig Lewis, Félix C. Guillermo Coscarella.

A semejanza de la fundación de la ciudad de Trelew, también el ferrocarril tuvo mucho que ver con la fundación del Trelew Tenis Club, ya que la casi totalidad de los firmantes de la nota-invitación eran empleados de la estación local, ya sea en la Sección Tracción, como la extensión del ramal Dolavon-Las Plumas.

A las pocas semanas de su fundación se iniciaron conversaciones con las socias del Club Sportivo Femenino, con el fin de fusionar ambas entidades en un solo club, pues téngase en cuenta que en aquellos años escaseaban los deportistas en nuestro medio, y que, de lograr concretarlo, significaría consolidar la existencia del Club, reforzándolo con deportistas aficionadas al tenis.

Las gestiones fueron coronadas por el éxito y para sellar el acuerdo el 1º de enero de 1924 se organizó un gran picnic en la chacra del señor Martín Fennen, a orillas del río Chubut, al que concurrió gran cantidad de simpatizantes, reinando tal entusiasmo que hizo que fuese recordada por mucho tiempo.

Hasta 1940, si bien se practicaba el juego, ello no se hacía en forma intensiva y el Club se mantenía con escaso número de socios, lo que prácticamente significaba no progresar. Pero este estado de cosas sufrió un cambio total bajo la presidencia del Dr. Jaime González Bonorino, quien se ocupó de gestionar el permiso a los FF.CC. del Estado, del terreno baldío existente en la calle Belgrano contiguo al Salón San David, donde, con la colaboración de la Municipalidad de Trelew se procedió a rellenar el terreno para construir dos hermosas canchas de tenis, de polvo de ladrillos, terreno que también se hizo cercar con alambre tejido y una hilera de árboles, que a los pocos años transformaron este baldío en un tranquilo recreo para solaz de los jugadores y socios de la entidad.

Ante el entusiasmo que se venía observando en la afición local y el gran número de socios, bien pronto la Comisión Directiva resolvió construir su tercera cancha de polvo de ladrillo. En estas 3 canchas se fueron desarrollando las actividades del club por algunos años.

Un nuevo torneo a la americana, con ventajas secretas, al que denominaron “conscripción” se organizó en junio de 1940, el que mereció el apoyo unánime de los socios, lográndose más de 50 solicitudes de nuevos socios.

A mediados de setiembre de 1940 finalizaron los torneos “conscripción”, con los resultados siguientes: En Doble Mixto: 1º Srta. N. Gemesio – Sr. G. Basenave – 2º Srta. A. Waag – Sr. A. Vilches y 3º Srta. Ada Richter – Sr. Santiago González Sempere. En Doble Caballeros: 1º Luis Gomez – A. Vilches, 2º G. Basenave – R. Bimboni, 3º J. Joaquín – N. Joaquín. Para arbitrar los fondos para la compra de los premios, se organizó una función cinematográfica en el Teatro Verdi el 27 de setiembre, a la que concurrió gran cantidad de espectadores.

En la primavera de 1940 se organizó el Campeonato Anual de la Institución con el fin de clasificar a los campeones y sub campeones de cada categoría, encuentros que terminaron el 23 de noviembre, con los resultados siguientes:

Singles Caballeros:          Campeón                         Arturo Vilches

                                          Sub Campeón                 Julio Arlt

Singles Damas:                Campeona                       Ada Richter

                                         Sub Campeona                Nélida Gemesio

Dobles Caballeros:          Campeones                      O Kexel – A. Vilches

                                         Sub Campeones              Petersen-Alvarez

Dobles Mixtos:                Campeones                      N. Gemesio – O. Kexel

                                         Sub Campeón                   Lourdes Martínez – A. Vilches

El sábado 30 de noviembre, en los salones del Casino Español, se organizó una velada danzante que alcanzó lucidas proporciones y en cuyo transcurso se hicieron entrega de los premios a los distintos ganaderos de torneos y campeonatos jugados durante el año, los que alcanzaron a 29 copas, hecho que se hizo resaltar dado que era la primera vez que en Trelew se efectuaba una entrega de premios de tan basta proporciones.

Párrafos de Matthew Henry Jones

Compartir.

Dejar un comentario