sábado, 22 de junio de 2024

Docentes de la escuela 165 de barrio Constitución de Trelew difundieron mediante comunicado su malestar y preocupación por la actual situación del establecimiento. La escuela que sufrió la explosión de una caldera en septiembre del 2022, aun no retomó sus actividades en el edificio debido a la falta de gestión del Ministerio de Educación, a quien exigen información “fehaciente”  sobre el estado de las obras de reparación, licitación y compra de la nueva caldera. Afirman que tras las reubicaciones de sus estudiantes para asegurar el contenido pedagógico, la escuela sufre una “disminución paulatina de la matricula” ocasionado que docentes queden sin trabajo.

“Nos dirigimos a Usted para manifestar el estado de malestar, impotencia, bronca, desilusión, angustia y tristeza por la situación que continuamos atravesando desde el 13 de septiembre del 2022, lo que equivale a 107 días hábiles o 6 meses y 18 días, fecha en que explotó la caldera de nuestra escuela 165 del barrio Constitución.

A partir de entonces, y para asegurar la continuidad pedagógica, debimos reubicarnos en distintas escuelas por indicación de las autoridades de Ministerio de Educación. Este cambio produjo:

  • Desorganización y malestar familiar.
  • Perdida de la continuidad en la asistencia de los estudiantes.
  • Horarios reducidos y rotativos de clases.
  • Traslado de los docentes de una institución a otra, que los expone a situaciones de inseguridad y riesgo.
  • Disminución paulatina de la matricula que provocó la fusión de un grado y que además un docente se quede sin TRABAJO.
  • Temor a futuras supresiones de grado.

Al inicio del presente ciclo lectivo se realizó una reunión informativa con las familias donde se los comunicó que ya había sido licitada la obra de reparación y comprada la caldera, pero que aún no existía una fecha real de inicio y finalización de obra.

Por todo lo expuesto exigimos, como equipo docente, datos fehacientes y reales por parte del organismo correspondiente del Ministerio de Educación, ya que hay información cruzada sobre la ubicación del equipo de calefacción. A los padrinos de la escuela (Superior Tribunal de Justicia) se les informó el día 10 de marzo, que la caldera habría llegado “a la zona” y que en un plazo de 15 días estaría “todo solucionado”. Muy desilusionante fue enterarnos hoy, 30 de marzo, que quién ganó la licitación esta en Buenos Aires buscando la caldera.

Docentes, auxiliares, padres y estudiantes somos quienes hoy sostenemos esta situación, ¿cómo?: acompañando, soportando y cumpliendo con nuestra responsabilidad de garantizar el derecho a la educación. Mientras tanto los días siguen pasando y seguimos viendo como todos y cada uno de los organismos responsables de solucionar este ABSOLUTAMENTE NADA… problema NO HACEN.

 

Compartir.

Dejar un comentario