jueves, 29 de febrero de 2024

El intendente de Gualjaina criticó fuertemente al gobierno de Arcioni: “No nos cumplió en nada”.

El ultraarcionista intendente de Gualjaina, Marcelo Limarieri, es un hombre de convicciones flexibles y acomodaticias al poder de turno. Por eso no sorprendió que, a pesar de ser un referente del Frente Renovador en Chubut, haya cambiado de vereda, declarando públicamente que se va sumar “a la liga de intendentes que apoyan a Ignacio Torres”.

“Yo me voy a sumar a todo aquello que represente un beneficio tanto para la provincia como para mi comunidad, como lo hice en aquella reunión que mantuvimos en Esquel firmando y apoyando el reclamo por la reparación histórica de la Coparticipación. Todas las cosas que puedan sumar y que yo pueda aportarle a su gestión que sea beneficioso para todos los chubutenses, ahí voy a estar”, aseguró Limarieri a FM del Lago, de Esquel. Y remató: “Me voy a sumar a todo aquello que pueda aportar algo positivo para la gestión de Torres”.

El intendente de Gualjaina es un reconocido camaleón de la política, que se ha acomodado siempre cerca del calor del poder. En sus inicios fue un soldado del Chusoto, donde escaló hasta disputarle la presidencia del partido a Máximo Pérez Catán. Ante la decadencia del Chusoto, no dudó en reconvertirse al Frente Renovador, de Sergio Massa y Mariano Arcioni, a quien le rindió pleitesías hasta que semana pasada.

Fuertes críticas al gobierno de Arcioni

Y para no dejar dudas de  su cambio de bando, aprovechó la entrevista para criticar fuertemente a varios de sus ahora exaliados políticos: “El Hospital de Gualjaina tiene cortado el gas desde hace más de un mes, hay una pérdida que probablemente sea en el subsuelo. Y no se firman los expedientes para la reparación. Un mes llevamos esperando. Yo hablé con la ministra Monasterolo, le reclamos a ella porque es la responsable, pero el expediente no se sabe dónde está. Creo que hay que desburocratizar el Estado: Tiene que salir un expediente rápido, firmar, se compra y se ejecutan la s obras”.  

Limarieri también criticó a las autoridades de vialidad provincial: “El año pasado, después de mucho pelear, logramos que se llame a licitación para asfaltar la Ruta N°12. Lamentablemente los plazos caducaron, no quiero hablar mal de los que se van, en este caso la presidenta (de vialidad provincial Cynthia Gélvez), pero es lamentable que haya dejado pasar el tiempo, la licitación haya caducado y que no se haya podido adjudicar esa obra. Hoy estaríamos hablando de que si se hubiese adjudicado en tiempo y en forma, quizás ya tendríamos 10 o 15 kilómetros de asfalto”, afirmó,

Y como no podía de otra manera, disparó además contra sus compañeros de Arriba Chubut: “Hablé con Emanuel Coliñir, que es el representante de municipios de la Patagonia, del Ministerio Interior de Nación, porque nosotros hemos presentado hace un año un proyecto en el programa ‘Municipios de pie’, para la compra de una retroexcavadora. Siempre nos puso excusas… que ya nos vamos, que faltó esto, le faltaba una coma, y que por ahí… La burocracia del Estado es lamentable. La gente no puede esperar porque este señor estuvo haciendo otras cosas y no se ocupó de lo que tenía que hacer. Postergó y demoró que llegaran los fondos en tiempo y en forma. Nosotros hoy podríamos estar hablando de que Guadalajara tendría una retroexcavadora 0 kilómetros y no la tenemos”, sentenció.

Fiel a su estilo, Limarieri parece haber olvidado rápidamente a Mariano Arcioni, su equipo la alianza electoral Arriba Chubut para empezar a acercarse a las filas del nuevo gobernador Ignacio Torres. “Estos son mis principios y si no te gustan… tengo estos otros”.

Compartir.

Dejar un comentario