jueves, 22 de febrero de 2024

Uno era “Unión Popular” que lo encabezaba Raúl Daniel Padilla con Parodi, Enrique Corbetto y Eduardo Bordenave y “Agrupación Vecinal” que lo dirigían Enrique Muzio, Aurelio Gararza, Antonio Gallastegui, José Alberdi (h) y José San Miguel entre otros.

Una de las formas de captar adictos eran los asados populares que hacían el día anterior a las elecciones. Además observaban muy bien si algún opositor conocido se filtraba nada más para comer.

Yo era muy chico pero recuerdo que mi padre le había pedido al intendente Padilla que arreglara la calle de arena frente a nuestra casa para que pudieran entrar los repartidores. A los pocos días aparecieron los carros con carga de tosca e hicieron un camino de tres metros de ancho que pasaba por el medio de la calle y giraba terminando a la entrada de nuestra casa, quedando afuera del recorrido el vecino porque era del partido político opositor.

Si leemos el diario local “Democracia” de ese entonces vemos que las contradicciones políticas siempre existieron.

Para orientar al lector sobre el resultado de una elección transcribo parte de un recorte de un semanario de aquella época. “El 4 de abril de 1944 hubo elecciones para nombrar dos concejales, Eduardo Bordenave y Enrique Corbetto eran los propuestos por el partido Unión Popular, y Enrique Muzio y José Alberdi por la Agrupación Vecinal. Votaron 602 personas. 269 por la Agrupación Vecinal y 218 por los oponentes. El resto en blanco”.

Un suceso de aquel tiempo, comentado por Pepe Montini en el suplemento de “El Diario de Madryn” (18-11-2004) es el siguiente:

“¿Vos querés que te cuente cuando Padilla mato a Centeno?… Bueno, yo era chico, nos escapábamos a jugar, eran como las siete y treinta de la tardecita. No vimos mucho porque nos escondimos. Nos metimos debajo de los tamariscos de la casa de Betancur porque justo vimos al sargento “Cucharita”, que era un sargento bravo, un italiano, que nos sacaba a los azotes de donde nos encontraba. También me acuerdo del sargento Baulde.

Antes, no te dejaban hacer cualquier cosa como los chicos ahora, que rompen lamparitas y no pasa nada…. Bueno, pero te cuento cuando Padilla mata a Centeno, porque este lo estaba provocando, dicen que lo habían mandado a provocarlo y a sacar el cuchillo, que se yo. También dicen que un tal Wilde, que era delegado le dijo “muy bueno lo tuyo, Padilla” y Aldo Faccioli que estaba ahí le dijo “¿Por qué lo mataste hijo de….? …..porque Centeno era un tipo de campo. Pero entonces Padilla dijo “si yo no lo mato dejo de ser caudillo”… de ahí viene la frase de la gente de Madryn cuando alguien hace algo que le dicen “Muy bueno lo tuyo, Padilla”

Fragmento del libro “Puerto Madryn 1940 y tanto…”, de Pancho Sanabra

Compartir.

Dejar un comentario