sábado, 22 de junio de 2024

A raíz de las gestiones realizadas por el gobernador del territorio, Coronel Conrado Sztyrle, la Dirección de los Ferrocarriles del Estado resolvió acceder al pedido de ampliar el horario de trenes que diariamente hacían el recorrido entre nuestro pueblo y Playa Unión, fijando sus salidas a las 14.30 horas con regreso de la estación balnearia a las 19.30, ello a partir del lunes 26 de enero. Esta modificación fue muy bien acogida por la población local, observándose de inmediato un aumento en el número de pasajeros. Además se establecieron abonos mensuales cuyos precios fueron de $11 m/n para caballeros, $5.50 m/n para damas y $4.50 m/n para menores.

Si bien esta gestión del gobernador fue aplauda por la prensa local, no lo fueron otras como el traslado a Rawson de distintas reparticiones nacionales instaladas desde antaño en nuestra localidad. En este sentido tuvo muy poco éxito, ya que las citadas reparticiones no lo apoyaron por estar en desacuerdo con el proyecto, tal se desprende del artículo que “El Pueblo” publicara en un recuadro en su edición del 9 de mayo de 1942 bajo el título “No se hace lugar al pedido de traslado de la seccional 4ta Trelew (Chubut):

“Resolución del 22 de abril de 1942.

Hacer saber al señor gobernador del Territorio del Chubut,  Coronel Conrado Sztyrle, que el Consejo Nacional de Educación lamenta no poder acceder a lo solicitado, pues conviene a los intereses escolares mantener la sede de la seccional 4ta en la ciudad de Trelew”.

Es indudable que el señor gobernador procuraba darle mayor impulso a Rawson por ser la capital del Territorio, concentrando en su ejido la mayor cantidad de reparticiones públicas, pero he aquí otro ejemplo más de la importancia y poder de absorción del pueblo de Trelew, cuya hegemonía se mantuvo intacta hasta la provincialización del Territorio, fecha en la que Rawson comenzó a salir de su letargo iniciando la metamorfosis que le ha permitido transformarse en la moderna ciudad que conocemos.

Párrafos de Matthew Henry Jones

Compartir.

Dejar un comentario