López Murphy: «gravar el consumo de energía en lugar de subsidiarlo sería sano»

Economía - Noticias |


PREGUNTA: ¿A qué atribuye la desaceleración de la inflación a fines de 2022?
RESPUESTA: Bueno, estamos hablando de decimales en un contexto anual de inflación del 100%. Yo diría que ha pesado mucho el tema de la carne, que tiene dos facetas. Una es la sequía y el sobreenvío de rodeo a los mercados, y la otra es que el Gobierno ha frenado una reforma estructural que no me explico cómo no ha sido un escándalo más grande que es la del troceo. La inflación podrá un mes o dos meses hacer una corrección, pero cuando el precio de la carne vuelva a niveles más razonables usted va a ver un episodio dramático. Porque creo que las tendencias de fondo, de emisión monetaria, de descalabro fiscal están ahí presentes. Tenemos que establecer un Banco Central independiente y no uno cuya principal tarea sea endeudarse y cuyo único método de pago sea emitir dinero. Nuestro banco central es inflacionista y la sociedad ha acelerado la velocidad de circulación del dinero.

P: ¿Qué opina del ajuste fiscal que está haciendo Massa?
R: Ha habido una corrección brutal sobre los jubilados. Ajuste ha habido, eso es innegable, un ajuste a mi gusto mal diseñado, sobre sectores que no corresponde. Yo creo que el país necesitaba y aún necesita ordenar, tiene que pasar a un superávit fiscal importante porque el déficit impide nuestro crecimiento, desvía el ahorro a la compra de bonos en lugar de la inversión en máquinas, por ejemplo. El 75% de los depósitos está prestado al sector público, ¿cómo se hace para tener emprendedores, innovadores, gente que genere empleo? Por eso tenemos entre un quinto y un sexto de las pymes que tienen otros países. No tenemos empresarialidad en parte porque, con un mercado de capitales y un sistema financiero extremadamente pequeños, el Estado se lleva todo. Yo creo que Argentina invierte muy poco, y eso tiene mucho que ver con el problema de crecimiento y de empleo de calidad.

No tenemos empresarialidad en parte porque, con un mercado de capitales y un sistema financiero extremadamente pequeños, el Estado se lleva todo.

Ricardo López Murphy, economista.
P: Sin embargo, la inversión sobre el PBI fue de más del 22% según el último dato del INDEC.
R: No, pero eso es inversión a precios constantes, si usted la mide a precios corrientes es mucho menos. Para hacer consistentes las cuentas externas y las cuentas del producto hay que medirlas a precios corrientes. A precios corrientes da niveles de 16% o 17%, imposibles de asociarse a un alto crecimiento. Los precios relativos en los que se basa el PBI de 2004 no son los de hoy, están muy distorsionados, y eso genera una sobreestimación de la inversión.

P: ¿En qué partidas del gasto haría o profundizaría el ajuste?
R: Yo no lo llamo ajuste, lo llamo consolidación fiscal. Tiene que ir hacia un diseño del Estado más eficiente. Al país se le ha hecho un inmenso daño con los subsidios a la energía que han impedido el desarrollo de la infraestructura, y esa subinversión en sectores sumamente rentables desde el punto de vista social ha creado una traba brutal al desarrollo y a la viabilidad externa. Por razones ambientales en todos los países del mundo se grava el consumo de energía, en Argentina desde el kirchnerismo se lo ha subsidiado abrumadoramente. Si se pasara de subsidiar el consumo energético a gravarlo ahí usted tiene una fuente muy sana de corrección fiscal. Vaca Muerta está trabado por problemas de infraestructura. Ir de Cipolletti a Neuquén es una tragedia, parece un viaje de pesadilla. Es terrible lo que hizo el kirchnerismo durante tantos años de incapacidad.

Si se pasara de subsidiar el consumo energético a gravarlo ahí usted tiene una fuente muy sana de corrección fiscal.

Ricardo López Murphy, economista.
P: En diciembre se desaceleró el crawling peg. ¿Qué debe hacerse con el tipo de cambio oficial?
R: En ningún país civilizado hay estos tipos de cambio que tenemos nosotros. Al generar un dólar diferencial se le paga a algunas actividades 5 veces más que a otras. Es como un Adam Smith al revés, es una regresión a la barbarie.

P: ¿Cómo ve el 2023 en términos económicos?
R: Veo un año difícil, veo alta inflación. Hay una deuda que hay que renovar casi todos los días. Cada vez que vamos a una licitación estamos con el Jesús en la boca. Se tiene un déficit inconsistente con nuestro mercado de capitales y sistema financiero. El grueso de la deuda está colocada en el Banco Central y necesita que todos los días los depositantes se timbeen un mes más, que renueven los plazos fijos. Bastaría que menos del 2% o 3% de los depositantes se ponga nervioso para que explote todo. La vulnerabilidad se agrava por no tener reservas. Un país como Argentina debería tener más o menos U$s 100.000 millones de reservas netas, y tiene entre 3 y 4 mil millones de dólares. Y como si fuera poco, tenemos una sequía fenomenal. Argentina, sin acceso al crédito, tendría que tener superávit en cuenta corriente y un tipo de cambio muy competitivo, y en lugar de eso se hace todo lo posible para tener menos superávit en cuenta corriente, atrasando el tipo de cambio y exponiéndose a lo que suceda con el clima. Una sociedad muy primitiva depende del clima. ¿Recuerda los hombres primitivos que recurrían a los brujos y a los tambores para que lloviera? Bueno, a mí me da la sensación de que el jefe de tambores es Massa. ‘¡Que llueva, que llueva!’ No tiene ninguna racionalidad eso, y no porque Massa no se dé cuenta, sino porque forma parte de la complicidad con esa versión tan primitiva, brutal y atrasada que es el kirchnerismo.

Bastaría que menos del 2% o 3% de los depositantes se ponga nervioso para que explote todo.



Últimas Noticias